Poderopedia

Rafael Esquivel

16-08-1946

Presidente de la Federación Venezolana de Fútbol desde 1987, Esquivel es el hombre que más tiempo ha dirigido la institución. Criticado por fanáticos y por dirigentes políticos, y avalado por los resultados de la selección nacional, y el Centro Nacional de Alto Rendimiento, entre otras cosas, maneja la institución como un negocio, sin apuros, seguro de su cargo. El 27 de mayo de 2015 se conoció que fue detenido en Suiza acusado de corrupción y lavado de dinero junto a otros cinco miembros de la FIFA

Rafael
Esquivel
Melo
Rafael Esquivel
16-08-1946
VENEZUELA
Deportes
loading
loading
loading
loading
loading
loading

Perfil

Desde 1987, Venezuela ha pasado por tres presidentes de la República en ocho elecciones, mientras, en la misma cantidad de años, la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) ha tenido un solo nombre. Tras ser reelecto por octava ocasión en 2013, Rafael Esquivel Melo acumula 27 años frente a la mayor institución del fútbol en Venezuela. Tiene la misma cantidad de años que, desde 1908, el dictador Juan Vicente Gómez estuvo frente a la presidencia del país.

Su paso por la FVF ha sido consecutivo con la fortuna de la selección nacional, con penas y glorias. Su gestión, de la cual se desprende el Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR), una de las infraestructuras más grandes construidas en el país, que se dedica al desarrollo deportivo del fútbol venezolano; los éxitos alcanzados por la “Vinotinto”, la selección nacional de Venezuela, en la última Copa América realizada en 2011 y sus peripecias en las últimas eliminatorias suramericanas al mundial, son el sello de presentación de Esquivel.

Desde fanáticos del fútbol nacional, pasando por dirigentes de la misma institución y hasta miembros del gobierno y diputados del Parlamento venezolano, se cuentan entre los primeros en criticar su intención de perdurar en el cargo y acusarlo de “ladrón”.

 

Presidente vitalicio

 

Desde siempre, la vida de Esquivel estuvo en la península y en el fútbol. Es nativo de las Islas Canarias en 1946, pero a los cuatro años de edad vino a Venezuela y se residenció en Porlamar, estado Nueva Esparta. Comienza su carrera por la FVF desde temprano, y ya para 1972, con 26 años de edad, dirige la asociación de fútbol de su entidad. De allí, y de las otras 23 asociaciones regionales afiliadas a la federación, salen los votos que, cada cuatro años desde 1987, aseguran su reelección.

La clave está en que, de las 24 asociaciones estadales de fútbol, la mayoría de sus presidentes tienen también años en el cargo y ellos son quienes a menudo postulan y votan por Esquivel. Según el Reglamento Electoral de la FVF, cada candidato necesitaba al menos un quorum de un tercio de la Asamblea General (11 electores), para ser postulado a un cargo. Sin embargo para las elecciones internas del 2005, para otra persona que no fuera Esquivel, eso se hacía imposible.

Entre los personajes más críticos de él dentro de la Federación, se encuentra Jesús Berardinelli, que ahora es uno de los ocho directores de la institución y quien, para esas elecciones de 2005, interpuso una acción de amparo constitucional ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por considerar que sus derechos para optar y postular candidatos a la federación estaban siendo violados.

Alegaba que, de un universo de 34 electores para ese año, 24 postulaban a Esquivel para la reelección. Lo cual dejaba sólo diez electores, y hacía imposible la postulación de cualquier otro candidato, siendo un porcentaje menor al quorum requerido (11).

La Sala Electoral del TSJ resolvió la disputa, en esa oportunidad, con una decisión que obligaba a suspender las elecciones hasta tanto no se dictara sentencia definitiva. Posteriormente, declaró con lugar la acción de amparo y ordenó la reanudación de las elecciones y la desaplicación de los artículos del reglamento de la FVF que imposibilitaban la postulación de otro candidato sin el acuerdo de la tercera parte de la Asamblea General. Esquivel, nuevamente, ganó esas elecciones.

 

Según un artículo de Daniel Prat Jerez, periodista del diario El Nacional, la fórmula de Esquivel de ganarse la simpatía de las asociaciones estadales, para mantenerse al frente de la federación es una de las más efectivas. Además de que la mayoría de los presidentes de las asociaciones son los mismos que “votaron por Esquivel hace 10 o 20 años”, él es consecuente en incorporarlos a la directiva o invitándolos a alguno de los viajes que la selección nacional hace durante el año.

Para junio de 2014, los presidentes de las asociaciones de los estados Bolívar, Mérida, Carabobo y Lara son miembros de la Comisión de Fútbol Aficionado de la FVF.

 

Entre penas y glorias

 

Sin embargo, no todo pasa por las elecciones de Esquivel. El 12 de marzo de 2013, luego de casi 13 años, se inaugura el Centro Nacional de Alto Rendimiento (Cnar), un complejo de tres edificios y tres canchas de fútbol instaladas para promover el desarrollo del balompié venezolano.

El Cnar comenzó siendo una de las promesas más importantes de Esquivel para su campaña dentro de la federación para las elecciones del 2000, previo a un acuerdo con la Fifa (Federación Internacional de Fútbol Asociado) que, como motivo del proyecto Goal, mediante el cual se pretendía promover el deporte en aquellos países donde todavía no alcanzaba un nivel competitivo, la institución había aprobado en 2001 una suma inicial para la construcción del complejo.

Luego de un complicado proceso de negociaciones, y más tarde de demandas, la construcción del centro se inició en Margarita, estado Nueva Esparta, en un terreno que, según publica el periodista Ewald Scharfenberg en su portal web Hincando-dientes.com, le pertenece al mismísimo Esquivel. Las maniobras para conseguir el terreno, sin embargo no fueron fáciles.

Estaba destinado a construirse en el fundo La Soledad, cuya sucesión estaba distribuida en distintos grupos hereditarios. Para octubre de 2000, entre los propietarios del terreno estaba la Alcaldía del Distrito Maneiro, de la cual más tarde se valdría Esquivel para completar el proyecto.

Al principio se iniciarían las negociaciones fijando el precio en 15 mil bolívares el metro, y eran alrededor de 72 mil metros cuadrados. No obstante, ante la abultada cantidad, Esquivel recurriría a su hermano, Luis, entonces presidente de la empresa de servicio automotriz Digasmar C.A, y a otros recursos para adquirir los terrenos. La empresa de Luis Esquivel poseía cerca de 32 mil metros cuadrados de la hacienda contigua, La Sabaneta, y él mismo se encargó de asomar la idea a los socios para vender el terreno a la federación.

Con posesión de parte de la hacienda contigua, Rafael Esquivel entonces comenzó una serie de negociaciones con el alcalde del Distrito Maneiro para intercambiar los casi 48 mil metros cuadrados que poseía esa institución en el fundo La Soledad. Se hizo el intercambio, pelo a pelo, por ambos terrenos y ya para agosto de 2001 las condiciones estaban dadas para iniciar la construcción. Según Scharfenberg, luego de sortear fructíferamente una serie de demandas, iniciadas por una de las herederas de la hacienda cuya firma no aparecía en los documentos de venta, el Centro de Alto Rendimiento estaba listo para abrirse públicamente trece años después.

 

Una dupla eficiente

 

En septiembre de 2013, mientras se jugaban las eliminatorias sudamericanas para clasificar al mundial de fútbol, llegó uno de los escándalos más sonados, un diputado del Parlamento venezolano acusó públicamente, a través de las redes sociales, al director técnico de la selección nacional, César Farías, y a Esquivel, de usar a la Vinotinto para sus negocios personales.

Hasta la fecha, la buena relación entre Farías y Esquivel era de pública notoriedad, habiendo llegado aquel a la selección en 2008, luego de capitanear distintos equipos nacionales con buenos resultados. Desde ese momento, las actuaciones de Venezuela en el fútbol internacional mejoraron drásticamente. De ocupar el puesto 65 en el ranking Fifa en ese año, pasó al lugar 40 para junio de 2014.

Los buenos resultados de Venezuela con Farías, haber logrado el cuarto lugar en la Copa América disputada en 2011; haberle ganado a Argentina por primera vez en la historia de ambos países y, a pesar de quedar fuera, lograr uno de los mejores resultados en las eliminatorias previas al mundial de 2014 (6to lugar, con 20 puntos), arropan también la gestión de Esquivel.

Así, el presidente de la federación admitió públicamente que se llevaba muy bien con el joven técnico, “Es excelente el trato, a César lo conozco desde muchacho, la relación es de claridad absoluta. Conversamos mucho, tenemos un intercambio positivo de manera permanente y compartimos el criterio”, dijo en una oportunidad sobre la continuidad del entrenador luego de las eliminatorias, cuando finalizaba su contrato.

La buena relación entre técnico y presidente se hizo obvia en casi todos los ámbitos. Tanto así que, en medio de las eliminatorias al mundial, Farías defendió la candidatura de Esquivel para la presidencia en 2013, mencionando que había hablado con el entonces presidente del país, Hugo Chávez, sobre que lo mejor sería no efectuar las elecciones de la FVF en medio de la competición y asegurando que, “de perder Esquivel, me iría”.

Y es que esa relación con el Gobierno Nacional, así mismo, era noticia en la prensa. A pesar de los 138 millones 696 mil 365 bolívares que el gobierno del presidente Chávez destinó al deporte en 2012, no impidió que el diputado del partido de gobierno, Pedro Carreño, acusara, a través de las redes sociales, a Esquivel y Farías de hacer negocios personales con la Vinotinto.

Y ese día, 11 de septiembre de 2013, luego del partido de las eliminatorias contra Perú, en el que Venezuela resultó ganadora por un estrecho 3-2, y en plena rueda de prensa, Farías le respondería al diputado Pedro Carreño. “A mí usted no me asusta. A la gente yo no tengo nada que reclamarle. Pero a usted y al que esté detrás de usted, aquí estoy. Recuerden algo a los que están detrás. El día que ya no esté en mi cargo en la federación me juzgue la historia pero fuera de la federación puedo decir lo que crea”.

 

Las cosas siguen igual

 

Hasta el inicio del mundial, el 12 de junio de 2014, Esquivel preside una federación sin técnico. Posterior a las declaraciones entre el entrenador y el parlamentario, la dupla de Esquivel y Farías llegó al final. Para el 30 de noviembre de 2013, éste último deja la selección nacional para convertirse en el nuevo técnico del equipo Xolos de Tijuala, en México.

La salida de Farías del combinado vinotinto reinició las críticas entre los fanáticos del fútbol venezolano, insatisfechos de tener una selección sin entrenador. Según la prensa nacional, entre los posibles candidatos al puesto destacan los perfiles de Noel “Chita” Sanvicente, dirigente del equipo venezolano Zamora; y el director técnico de la selección de Costa Rica, Jorge Luis Pinto.

Esquivel, sin embargo, no tiene apuro. Días previos al inicio del mayor torneo del fútbol internacional, declaró que las conversaciones sobre el entrenador de Venezuela se retomarían luego del mundial. Hasta entonces, las cosas permanecen iguales.

Mientras selecciones como Costa Rica, Colombia y Chile figuran en el mundial de Brasil 2014, habiendo logrado victorias ante Uruguay, Italia y España, el conjunto de Venezuela, que en el pasado logró buenos resultados ante esos equipos latinoamericanos, permanece sin técnico y posiblemente sin presidente para afrontar la Copa América en 2015 y el mundial de Rusia de 2018.

El actual periodo de Esquivel culmina en el 2017 y, para ese año, previo al torneo de 2018, el presidente de la FVF todavía no tiene claro si desea postularse nuevamente al cargo. En cualquier caso, si opta al cargo, su reelección está asegurada.

La nueva ley del deporte, aprobada en 2011, obliga a la federación a ampliar el número de electores que escogen a las autoridades, pudiendo ser parte de la Asamblea General atletas, árbitros, entrenadores, representantes de clubes y hasta ligas. Según el artículo de Prat Jerez en El Nacional, sin embargo, esto no afectará el resultado. Esquivel ha admitido en declaraciones a la prensa en 2013, que está muy viejo para el cargo y que posiblemente no se postulará de nuevo. Si lo hace, no obstante, la fórmula será la misma. Las cosas permanecen iguales.

El 5 de noviembre de 2014, la empresa telefónica movistar firmó un acuerdo con la FVF para patrocinar a la selección nacional hasta el mundial de Rusia 2018. La compañía es una de las instituciones más importantes en el área de las telecomunicones en Venezuela. El contrato tiene una duración de cuatro años y abarcará distintas competiciones oficiales, incluyendo la Copa América y las eliminitarias para el Mundial de Fútbol. Con ello, movistar se convierte en el patrocinador oficiar de la vinotinto, y desplaza a las Empresas Polar.

Sin embargo, cuatro días después de la firma el 9 de noviembre, durante un partido entre los equipos del Deportivo Lara y el Portuguesa FC un efrentamiento entre las barras causó la muerte de un aficionado. Dos días después, Esquivel envió un comunicado, en nombre de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), pronunciándose y rechazando los hechos de violencia acaecidos ese día.

En enero de 2015, un nuevo episodio sucedió en la FVF. La Asociación Única de Futbolistas Profesionales de Venezuela (Aufpv) denunció que la federación no hace que los clubes del fútbol nacional cumpla con ciertas reivindicaciones sociales de los jugadores. Tales reivindicaciones consisten en seguro social, deberes de la Ley Orgánica del Trabajo y la claúsula de los contratos que establece que todo jugador debe tener seguro privado.

El 4 de marzo de 2015, Esquivel fue anunciado como primer vicepresidente de la Conmebol para el período 2015-2019. Durante su gestión toca realizar las eliminatorias suramericanas al Mundial Rusia 2018.

El 27 de mayo de 2015, tan solo dos meses después de ser anunciado como primer vicepresidente de la Conmebol, Esquivel fue detenido en Suiza por presuntos actos de corrupción y aceptación de sobornos durante la escogencia de Rusia y Quatar como sedes para los Mundiales de 2018 y 2022, respectivamente. Las investigaciones comenzaron en Estados Unidos porque, supuestamente, las operaciones millonarias fueron realizadas a través de bancos y en suelo norteamericano. Esquivel, que fue detenido en la madrugada como resultado de estas investigaciones, es parte de una docena de directivos de la Fifa detenidos también.

Entre los 14 dirigentes investigados se encuentran el uruguayo y representante de la Conmebol, Eugenio Figueredo; el presidente de la Concacaf y vicepresidente de la Fifa, Jeffrey Web; el brasileño José María Marin; el nicaragüense Julio Rocha; el paraguayo y ex presidente de la Conmebol, Nicolás Leoz; el ex directivo de la Fifa, Jack Warner y el presidente de la Federación de Fútbol de Costa Rica, Eduardo Li. El presidente de la Fifa, Joseph Blatter, a pesar de que fue investigado no se encuentra entre los acusados. Las irregularidades por las que es acusado es Esquivel, tienen que ver con la organización de la Copa América en Venezuela y en Argentina en 2007 y 2011. 

Según explicó la secretaria de justicia de Estados Unidos, Lorreta Lynch, las irregularidades referentes a sobornos alcanzaron los 110 millones de dólares. "Desde 1991, miembros de la Concacaf y la Conmebol usaron sus posiciones para solicitar sobornos a cambio de derechos de transmisión por televisión y de marketing, y así una y otra vez, año tras año, torneo tras torneo".

El miércoles 23 de septiembre, las autoridades suizas autorizaron la extradición de Esquivel a Estados Unidos. Los delitos que se le acusan, que se corresponden con la aceptación de sobornos por los derechos de marketing para las Copas América 2007, 2015, entre otros, fueron presuntamente realizados en sueloo estadounidense y, por lo tanto, cumple con los requisitos para la extradición.

loading
Fuentes de Rafael Esquivel
loading
9 Personas Relacionadas
2 Empresas Relacionadas
1 Organizaciones Relacionadas