Poderopedia

MUD

La MUD es una organización política que reúne a una serie de partidos políticos y movimientos ciudadanos opositores al chavismo. A partir de las elecciones regionales de 2008, esta alianza se ha posicionado como la segunda fuerza política más votada, sólo superada por el partido de gobierno, el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv). El 21 de agosto de 2017 la organización dio a conocer que realizará elecciones primarias el 10 de septiembre. “Ese día se harán primarias en 20 estados del país y se instalará un centro de votación por cada parroquia”, indicó en rueda de prensa Francisco Castro, presidente de la Comisión de Primarias. El 18 de enero de 2018 Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, dio conocer que este partido deberá renovarse ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). El 26 de enero de 2018 se dio a conocer que la tarjeta de la MUD quedará anulada como consecuencia de la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en la que se impide participar en el proceso de renovación pautado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para este 27 y 28 de enero. El 21 de febrero, con la difusión de un comunicado, anunciaron que no participarán en las elecciones presidenciales por considerar que hay carencias en las garantías del proceso. “El evento prematuro y sin condiciones que se anuncia para el próximo 22 de abril es solo un show del propio gobierno para aparentar una legitimidad que no tiene”, se indicó.

Partido Político
Mesa de Unidad Democrática
MUD
VENEZUELA
loading
loading

Perfil

El 12 de febrero de 2014, una marcha de estudiantes, profesores y parte de la sociedad civil se dirigió a la sede de la Fiscalía en Caracas para exigir la liberación de los estudiantes detenidos semanas atrás. La manifestación estuvo acompañada por varios dirigentes de oposición y terminó con varios hechos de violencia que resultaron en daños a la institución pública y en la muerte de tres personas. El día marcó la pauta para una serie de protestas que se extendieron a 18 ciudades del país y causó la muerte de 43 personas, la detención de varios líderes opositores y diferencias en el seno de la Unidad.

Para algunos, era el momento de salir y tomar la calle, para otros eran tiempos que ameritaban prudencia y diálogo, y para el gobierno del presidente Nicolás Maduro, la dirigencia de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) eran representantes del “fascismo”.

La consolidación de la MUD se efectuó, formalmente, el 23 de enero de 2008, día que se conmemoraban los 50 años de la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. No obstante, los primeros indicios de unidad entre dirigentes de oposición datan de la Coordinadora Democrática, organización responsable, entre otras acciones, de las movilizaciones del 11 de abril de 2002 y el paro petrolero de diciembre de 2002 a febrero de 2003. Según el politólogo Alejandro Martínez Ubieda, “la gran falla de la Coordinadora Democrática es que reunía a muchos movimientos, asociaciones civiles y sindicatos, y carecía de una verdadera organización política. Dificultaba la toma de decisiones”.

El otro antecedente de unidad entre partidos de oposición fue un acuerdo entre los tres precandidatos a las elecciones presidenciales de 2006. En esa oportunidad, el coordinador nacional de Primero Justicia, Julio  Borges; el líder de Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales; y el director del diario Tal Cual, Teodoro Petkoff, pactaron apoyar a un candidato unitario que finalmente encarnó Rosales. El presidente Chávez ganó esos comicios con un 62,84% de los votos frente a un 36,9% de Rosales. La oposición no representaba entonces 40% del país.

Ese pacto dio pie a reuniones entre diferentes organizaciones políticas que buscaban unificarse. En ese contexto, salió a relucir el nombre de Ramón Guillermo Aveledo.

La era de Aveledo

Desde el 23 de enero de 2008, Ramón Guillermo Aveledo se convertió en el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática. La unión formal de todas las fuerzas de oposición bajo una sola alianza significaba la culminación del trabajo iniciado en 2006 y la capitalización de la primera victoria electoral opositora desde 1998: la consulta popular de la Reforma Constitucional de 2007. En esas elecciones, la opción del “No” reformar la Constitución de 1999 alcanzó poco más de la mitad de los votos. Luego de la consulta, el entonces presidente Hugo Chávez se refirió al resultado como una “victoria de mierda”.

A partir de 2008, la labor de Aveledo como portavoz de la oposición venezolana estuvo marcada por dos referendos y nueve elecciones nacionales. Durante los siete años que fue secretario ejecutivo de la MUD, la oposición no logró ganar contundentemente en ninguno de los comicios. Según declaraciones del economista, analista político y director de la encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León, las derrotas se deben a que a la oposición le falta construir una propuesta ideológica.

“La oposición no tiene una oferta ideológica alternativa porque no siendo la MUD un partido, sino un acuerdo de diferentes partidos que tienen diferentes visiones, tampoco pueden tener una visión común de país", dice León, quien considera que esa alianza meramente electoral resulta perjudicial en un panorama sin elecciones.

Logros

No obstante, el esquema electoral de la MUD ha traído beneficios para la oposición. Además de ganar su primera contienda en 2007, la oposición logró imponerse en cinco de los estados más poblados del país en las elecciones regionales de 2008. Posteriormente, disidencias internas del chavismo le darían a la Unidad presencia en dos entidades más: las gobernaciones de Lara y Monagas.

En 2010, las opciones de Patria Para Todos (PPT) y la MUD juntas sumaron 50,31% de la votación en los comicios parlamentarios, en contraste con el 48,20% del chavismo. No obstante, debido a una modificación en los circuitos electorales, los partidos que integran la MUD sólo lograron 61 curules en el Parlamento. El Psuv conquistó 96.

2012 fue un año en el que se efectuaron hasta tres procesos electorales. Las primarias de la MUD para escoger al candidato para las presidenciales, así como a los postulados a las gobernaciones y alcaldías, fueron las primeras en realizarse ese año: fue la primera vez en la historia de Venezuela que unas elecciones primarias se realizaban a nivel nacional. El gobernador de Miranda, Henrique Capriles Randonski, fue elegido como el candidato unitario que se enfrentaría al presidente Chávez.

Durante esa campaña, una serie de diferencias internas se hicieron presentes en la MUD. En septiembre se filtró un presunto “paquete neoliberal” que ejecutaría Capriles una vez que ganara la presidencia. A pesar de que distintos voceros de la MUD denunciaron la falsedad de los planes, eso ocasionó que el diputado William Ojeda rechazara el presunto paquetazo y adversara a Capriles. Su partido, Un Nuevo Tiempo, lo expulsó de sus filas por sus declaraciones. Ojeda, que inicialmente apoyó al presidente Chávez y más tarde pasó a adversarlo, se afilió nuevamente al Psuv.

Otro evento que sacudió a la Unidad fue la difusión de un video del diputado Juan Carlos Caldera, de Primero Justicia, aceptando dinero para su propia campaña política de las venideras elecciones municipales. La transacción, que también ocasionó la exclusión de Caldera de la campaña, se hizo entre el parlamentario y Wilmer Ruperti, un empresario ligado al Gobierno nacional.

El video no sólo mostraba el momento en que Caldera aceptaba el sobre con dinero de manos del asistente de Ruperti, sino también un presunto acuerdo para una reunión entre el empresario y Capriles. Posteriormente, en rueda de prensa, Caldera explicó su versión de los hechos y se puso a la orden ante cualquier investigación. En noviembre de 2014, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia considerara que había méritos para enjuiciarlo, Caldera renunció a su curul en la Asamblea Nacional.

Financiamiento externo

A partir del caso de Caldera, el gobierno retomó una de las denuncias más frecuentes contra los partidos de oposición: la procedencia de sus ingresos. En esa oportunidad, el diputado Julio Chávez anunció que las pruebas contra el parlamentario opositor serían consignadas ante la Asamblea Nacional. “Queremos que se investigue si es que la oposición ha venido recibiendo presuntamente financiamiento de personas o comerciantes fuera del país porque se estaría violando la Ley de Partidos Políticos. ¿Será que este dinero proviene del narcotráfico?”

En Venezuela, el financiamiento de los partidos políticos es un tema polémico. El artículo 4 de la Ley de Defensa de la Soberanía Política y Autodeterminación Nacional, aprobada en 2010, establece que todos los ingresos de organizaciones con fines políticos deben ser de capital nacional. Pero el artículo 67 de la Constitución venezolana indica que los partidos políticos tampoco pueden recibir ingresos de ningún fondo proveniente del Estado.

Ese mismo año la Asamblea Nacional publicó un informe en el que se especifica que la National Endowment for Democracy (NED), una organización de Estados Unidos, financió a partidos políticos en Venezuela. Según una investigación de la abogada Eva Golinger, la NED y la Agencia de Estados Unidos Para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés), entre otras, otorgaron más de 14 millones de dólares a grupos opositores en Venezuela entre 2013 y 2014. El dinero para las campañas políticas de la oposición en 2013 también provino de ellas, según el documento.

En 2010, el Consejo Nacional Electoral también propuso una ley que regulaba el financiamiento de los partidos políticos y estipulaba que cada organización debía rendir cuentas ante el CNE sobre la procedencia de los recursos utilizados para la campaña política. El proyecto, no obstante, no estipulaba sanción alguna para las organizaciones que no cumplieran con el reglamento.

Carrera presidencial

El 7 de octubre de 2012, Chávez volvió a ganar la Presidencia de la República. Fue su cuarta reelección consecutiva y la última contienda electoral en la que participó, y obtuvo el triunfo por un margen de más de 10% frente a Capriles. Las diferencias en el seno de la Unidad para ese entonces se acrecentaron. En noviembre de ese año, el secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, criticó la estrategia de campaña opositora de asumir la contienda con aire triunfalista. “Algunos se siguen creyendo sus propias fantasías. Chávez tiene 14 años de mal gobierno y sigue ganando. Quiere decir que estamos equivocados y que tenemos que rectificar.”

Dos meses más tarde, el 16 de diciembre, se efectuaron las elecciones regionales en las que una diezmada oposición tuvo su primer retroceso desde el 2007. Sólo ganó tres de los 23 estados del país.

En adelante, la situación fue otra. Luego de la muerte del presidente Chávez el 5 de marzo de 2013, se volvieron a efectuar elecciones presidenciales el 14 de abril de ese año. El candidato Henrique Capriles alcanzó entonces la votación más alta obtenida por la oposición en contiendas electorales, con más de 7 millones 363 mil 980 votos.

Pero no fue suficiente y el Consejo Nacional Electoral proclamó como presidente de la República a Nicolás Maduro por una diferencia de 1,49%. Días después, la oposición suspendió una marcha hacia la sede del CNE en Caracas, luego de que Maduro anunciara que no permitiría la realización de la protesta. En los meses siguientes, Capriles impugnó las elecciones ante el TSJ, órgano que desestimó todos los recursos.

En una entrevista disponible en el portal Prodavinci, el dirigente opositor Leopoldo López manifestó que, durante esos días, él recomendó a Capriles desafiar la orden del presidente Maduro de no permitir la marcha y mantenerse firme en la propuesta. En horas de la tarde del martes 16 de abril de 2013, Capriles frenó la convocatoria y sustituyó la manifestación por un “cacerolazo”.

Mesa turbulenta

Luego de las elecciones municipales de diciembre de 2013, los dirigentes de oposición Leopoldo López, María Corina Machado y el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, emprendieron La Salida, una iniciativa que buscaba la renuncia del presidente Nicolás Maduro, por medio de acciones de calle. El movimiento desembocó en una serie de protestas y enfrentamientos violentos entre manifestantes y los órganos policiales del Estado que finalmente culminaron en la muerte de más de 43 personas y en la detención del coordinador de Voluntad Popular, Leopoldo López.

En la entrevista a López que está disponible en Prodavinci, ante la pregunta si La Salida había “jugado adelantado”, el dirigente respondió, entre otras cosas, que “la MUD, como lo repiten frecuentemente todos los partidos que la integran, es una alianza electoral que no puede ser camisa de fuerza para iniciativas de sus miembros”.

Además de las protestas de febrero, entre las acciones más polémicas de la Unidad estuvo el asistir al diálogo celebrado el 10 de abril de 2014 con varios dirigentes del Gobierno Nacional. Entre los asistentes opositores estaban Ramón Guillermo Aveledo, el coordinador de Primero Justicia, Julio Borges; el gobernador de Lara, Henri Falcón, y el mismo Henrique Capriles.

El diálogo significó el primer encuentro en 15 años entre el Gobierno y las fuerzas de oposición y un intento por buscar una vía pacífica durante los enfrentamientos que se realizaban entonces. No obstante, dentro del seno de la Mesa de la Unidad, la reunión causó discordia. La ex diputada María Corina Machado calificó el diálogo como “farsa” y que su principal intención era dividir las fuerzas de oposición. Los alcaldes Antonio Ledezma y David Smolansky, por su parte, también expresaron que, para estar presentes en el diálogo, debía darse al menos la liberación de los presos políticos.

El 14 de mayo de 2014, un mes después de iniciado los procesos de diálogo, Ramón Guillermo Aveledo anunció que la MUD se retiraba de los encuentros luego de que el Gobierno no considerara ninguna de las propuestas de la oposición.

Tres meses más tarde, luego de una serie de reuniones para revisar el funcionamiento interno de la coalición opositora, Aveledo terminó renunciando al cargo que había asumido desde el nacimiento de la alianza. En una carta pública, Aveledo manifestó que su labor como cabeza de la oposición era generar consenso y que, en medio de tantas críticas internas y externas, “por compromiso con la Unidad (...) lo procedente es hacerme a un lado".

Tras casi un mes de deliberaciones, y de que la oposición navegara sin curso aparente, el 23 de septiembre el periodista “Jesús Chúo” Torrealba se convertía en el nuevo secretario Ejecutivo de la Unidad. En su trayectoria frente a la MUD, y durante los primeros meses de 2015, la oposición vivió varias persecuciones a sus dirigentes, siendo la más destacada la detención de Antonio Ledezma el 19 de febrero.

El 2015 también representa un nuevo reto electoral para la MUD. Toca realizar elecciones parlamentarias, aunque no hay fecha definida para la contienda. Las primarias de la oposición y el chavismo serán el 17 de mayo y el 21 junio respectivamente. La contienda representa el primer proceso electoral que enfrente Torrealba como dirigente de la Mesa. Según una encuesta de Datanálisis publicada en enero de 2015, la oposición tiene posibilidades de obtener buen resultado en las parlamentarias ya que 40% de los encuestados se identifican con ese bando. El gobierno de Nicolás Maduro, por otra parte, muestra 22% de apoyo. Los bajos precios del petróleo, la inflación y escasez son las principales amenazas del Presidente, según la encuestadora.

El 2 de marzo, luego de una encerrona de la MUD para definir posibles candidaturas, se conoció que la oposición sólo realizaría primarias en 12 estados del país, para escoger a 43 precandidatos. Dos días después, la ex diputada María Corina Machado envió una comunicación al seno de la alianza opositora solicitando que la decisión fuera reconsiderada. Según la dirigente, en el momento que se conoció la disposición de la Mesa hubo descontento en varias regiones del país.

Según el semanario Tal Cual, los 12 estados donde se harán primarias son Anzoátegui (cinco), Bolívar (tres), Carabobo (ocho), Cojedes (dos), Falcón (cuatro), Monagas (tres), Nueva Esparta (dos), Portuguesa (cuatro), Táchira (cinco), Trujillo (tres) y el Zulia (dos).

El 22 de julio de 2015, luego definir la mayoría de los candidatos para las parlamentarias del 6 de diciembre, además de un arduo proceso de negociaciones con todos los partidos que conforman la alianza, la MUD anunció que por fin se había llegado a un acuerdo en torno a la tarjeta única.

loading
Fuentes de MUD
loading
loading
loading