Poderopedia

Pescalba

07-05-2008

Empresa pesquera con sede en Cumaná, estado Sucre, al noreste del país. Fue creada el 7 de mayo de 2008, con capital venezolano y cubano. La Corporación Venezolana de Alimentos (Cval) posee 51% de las acciones y la sociedad mercantil Pescavente, de origen cubano, 49%. Entre 2011 y 2014 la compañía enfrentó querellas judiciales por cobros de prestaciones sociales, así como denuncias de compras de bienes deteriorados.

Empresa Privada
Empresa Mixta Socialista Pesquera Industrial del Alba, S. A.
Pescalba
VENEZUELA
07-05-2008
loading
loading

Perfil

Desde su creación, la historia de la empresa mixta Pescalba ha estado signada por muchas opacidades e irregularidades en su funcionamiento. Poco conocimiento público de sus dirigentes originales, denuncias de compra de material deteriorado y demandas por cobro de prestaciones sociales, han sido parte de la carta de navegación de la compañía venezolana-cubana. No obstante, ninguna medida o procedimiento legal –salvo la designación de nuevos presidentes- se ha puesto en marcha para corregir su situación.

Pescalba fue creada el 7 de mayo de 2008, con el objetivo de “desarrollar actividades de pesca, explotación y aprovechamiento de especies marinas, en aguas jurisdiccionales de la República Bolivariana de Venezuela y la República de Cuba”, según consta en Gaceta Oficial 38.925 de esa fecha. Su nombre oficial es Empresa Mixta Socialista Pesquera Industrial del Alba, S.A, pero fue rebautizada como Pescalba por el propio presidente Hugo Chávez en vivo, durante el Aló Presidente número 353 del 14 de marzo de 2010, para sustiuir sus siglas anteriores: “Eso de Emspia, parece más bien espía”, rechazó el mandatario.

En esa edición de su programa televisivo, el Presidente –holgándose de la naturaleza binacional de la empresa- hablaba con tripulantes, cabos y hasta con el propio vicepresidente de Pescalba. “Y el presidente ¿Quién es? ¿Tú eres el presidente también?”, le preguntó Chávez. De él, sólo trascendió su nombre, Javier Aguiar, y su presencia en la web –más allá de artículos de prensa donde destaca alguna operación de la compañía- es poca o nula.

Mientras tanto, Chávez exaltaba la pesquera con orgullo. En efecto, la propiedad de Pescalba es conjunta entre la Corporación Venezolana de Alimentos (Cval) y la sociedad mercantil Pescavente, de origen cubano. Su capital original fue de 53.745 bolívares, divididas en la misma cantidad de acciones. Cada acción con un valor nominal de un bolívar. “Es una empresa grannacional, con capital conjunto, capital conjunto, capital productivo conjunto. Venezuela tiene 51 por ciento y Cuba tiene 49 por ciento”.

Aguiar y Chávez conversaron en aquel encuentro sobre la capacidad productiva de la pesquera. Para esa oportunidad tenía 89 marinos, 162 en tierra, más 6 buques. Recién habían completado la adquisición de uno al que habían bautizado como Simón Bolívar y el mandatario sugería nombrar los siguientes barcos “José Martí” y “Eloy Alfaro” por los próceres cubano y ecuatoriano.

El presidente también insistía, entonces, en que la empresa debía tener “una pequeña diferencia” entre el costo de producción del kilo de atún y el precio de venta. “Que no dependa del Estado, que yo tenga que darle dinero a la empresa, no. Se tiene que autosustentar, ahora, luego viene lo que la empresa sí debe buscar es financiamiento, crédito para poder comprar más barcos, contratar más trabajadores”.

Cinco años después, en julio de 2015, la realidad de la compañía era otra. Pescalba había pasado por dos presidentes, enfrentado una demanda ante el Tribunal Supremo de Justicia y acumulaba denuncias de trabajadores por presuntas compras de bienes deteriorados.

Fallas operativas

Ese 2011, justamente el 14 de marzo (un año después de la orgullosa presentación de la empresa mixta), el antiguo médico de la compañía, Luis Requena, introdujo una demanda contra las pesqueras Cannavo, S. A. y Pescalba por concepto de cobro de prestaciones sociales. La demanda se elevaba a un monto de 84.773,40 bolívares. La empresa afirmó que Requena cobraba por honorarios profesionales, no como parte de la nómina, y el tribunal declaró sin lugar la causa judicial.

Tres años después, tanto Cannavo como Pescalba fueron demandados por la misma razón. Esta vez, por nueve ex trabajadores. Tanto esa causa, como la apelación, fueron declaradas sin lugar.

Durante ese último año, Pescalba pasó por un período de paralización. De hecho, en la Memoria y Cuenta del Ministerio de Agricultura y Tierras correspondiente al año 2015, su nombre no figura. En febrero de ese año, Lenín José García Chacín fue nombrado nuevo presidente de la compañía y, en una nota del diario Región, del estado Sucre, afirmaba que intentaban rescatar una “empresa en el suelo”.

Además de las deudas internas de la compañía, la Unión Regional de Trabajadores (URT) de Sucre denunció, a través de su vocero José Antonio García, la compra de bienes deteriorados durante la primera gestión de la pesquera. “El primer presidente de Pescalba compró dos barcos por más de 50 millones de dólares que estaban en mal estado, deterioro que al poco tiempo los llevó a vararlos en tierra. Hay que investigar sus activos, cuentas”.

Sobre aquellos buques enarbolados por Chávez en el Aló Presidente, García Chacín afirmaba en 2015 que el Simón Bolívar estaba varado en Perú por querellas legales, pero que fue liberado luego de negociones entre los gobiernos; el José Martí estaba fondeado en La Habana, sin ningún tipo de operatividad, y otra embarcación, el Brago, sufría un embargo en Vigo, España.

En la rendición de cuentas del Ministerio de Agricultura y Tierras de 2013 y 2014, la compañía admitía haber manejado un presupuesto de 204 millones 875 mil 211 bolívares y de 265 millones 24 mil 578 bolívares respectivamente; y reconocía, como parte de sus limitaciones la ausencia de “una estructura de costos adecuada para el establecimiento de los precios de venta al público de los servicios y productos”, así como la falta de “disponibilidad de divisas extranjeras”.

loading
Fuentes de Pescalba
loading
loading
loading