Poderopedia

Sebastián Dávalos

01-06-1978

Cientista político. Hijo mayor de la Presidenta Michelle Bachelet. En el segundo mandato de su madre estuvo a cargo de la Dirección Sociocultural de la Presidencia hasta el 13 de febrero de 2015. Su renuncia se produjo en medio de la fuerte presión al interior del propio oficialismo para que dejara su puesto, debido al alto costo que significó para la imagen de la Presidenta la controversia generada por el crédito de $6.500 millones que el Banco de Chile otorgó a la empresa Caval, cuyo 50% pertenece a Natalia Compagnon, su esposa. En 2015 Sebastián Dávalos se ha presentado a declarar ante la Fiscalía en tres oportunidades en el marco de este caso. En la última diligencia del 21 de diciembre se refirió al borrado de su computador y, además, apuntó contra el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, señalando que G90 (la supuesta generación de recambio del PPD cercana al ex secretario de Estado) utilizó el caso Caval para bajar el perfil a Soquimich.

Sebastián
Dávalos
Bachelet
Sebastián Dávalos
01-06-1978
CHILE
loading
loading
loading
loading
loading
loading

Perfil

Cientista político. Hijo mayor de la ex Presidenta Michelle Bachelet. En el segundo mandato de su madre presidió el Directorio de las siete Fundaciones del Gabinete Sociocultural de la Presidencia, que están bajo el alero de la oficina de la Primera Dama: Chilenter, Integra, Tiempos Nuevos, Orquestas Juveniles, Artesanías de Chile, Promoción y Desarrollo de la Mujer y Fundación para la Familia.

Según señaló la Mandataria en una entrevista en El Mercurio, las tareas de su hijo eran “absolutamente ad honorem, sin beneficio de ningún tipo, que solo busca acompañarme y demostrarme su apoyo”. La presidenta contó que fue su propio hijo junto a su esposa, Natalia Compagnon, le ofreció su ayuda para el cargo.

Hasta antes de asumir este cargo público Dávalos participaba en la empresa Exportadora y de Gestión Caval Limitada junto a su esposa Natalia Compagnon Soto y participaba en al menos otras seis sociedades comerciales que tienen entre sus giros la asesoría y representación de empresas nacionales y extranjeras. Realizan, específicamente, asesorías para inversiones entre Chile y China y aconsejan a empresarios del país asiático que vienen en busca de inversiones mineras. En la actualidad su esposa es dueña del 50% de dicha sociedad y el otro 50% lo comparte con Mauricio Valero Illanes, su representante legal.

En febrero de 2014 cayó como balde agua fría en el bacheletismo el reportaje publicado por revista Qué Pasa sobre un excepcional crédito por $ 6.500 millones que el Banco de Chile, de propiedad de Andrónico Luksic, le otorgó a la empresa de la nuera de la Mandataria para comprar tres terrenos en Machalí que se valorizarían con el cambio al plan regulador que se discute en la región. Préstamo que fue aprobado el 16 de diciembre de 2013, un día después del triunfo de Michelle Bachelet en segunda vuelta. En ese entonces Dávalos trabajaba como gerente de proyectos y fue él junto a su señora quien asistió el 6 de noviembre de 2013 a la reunión con el empresario más rico de Chile para tratar el tema del crédito, luego de que otros bancos se negaron a dárselo porque Caval tenía muy poca capacidad de pago y su capital era muy bajo.

Finalmente renunció a su cargo el 13 de febrero de 2015 en medio de la fuerte presión al interior del propio oficialismo. “No me queda más que pedir humildemente perdón por este amargo momento. Entiendo además que esto para algunos pudiera no ser suficiente. Es debido a lo anterior que decidido dar un paso al costado y renunciar a mi cargo de director sociocultural de la presidencia”, dijo Dávalos mientras leía en el patio de los cañones de La Moneda una declaración.

Sebastián Dávalos nació en Alemania Democrática en 1978, pero llegó a Chile con sus padres desde el exilio cuando tenía un año de edad. Aunque llegó a vivir a casa de una tía en El Arrayán, pasó buena parte de su infancia y juventud en un departamento cerca de Escuela Militar. Sus padres se separan cuando Dávalos tiene seis años. A los 15 años, por un tema de espacio, decide irse a vivir al departamento del lado, el de su abuela Angela Jeria. Los departamentos estaba uno al lado del otro y Dávalos se pasaba al departamento de su madre por la terraza.

Toda su educación escolar la realizó en el Colegio Rubén Darío, en La Reina, un establecimiento con sensibilidad de izquierda. Siempre tuvo la inquietud de sumarse a la Fach, como piloto de guerra, pero Una hipermetropía, un defecto a la vista, se lo impidió. La Tercera agrega que el sueño lo cumplió, de alguna forma, cuando en 2009 hizo el curso de reservista de la Fach. Dávalos, por tradición familiar, es masón. También ha sido militante PS hasta el día de hoy, aunque confiesa que hace años no es un militante activo. “Nunca me desencanté de la política”, dice. “Pero sí de algunos políticos que se quieren servir de la política”.

Dávalos, por tradición familiar, es masón. También ha sido militante PS hasta el día de hoy, aunque confiesa que hace años no es un militante activo. “Nunca me desencanté de la política”, dice. “Pero sí de algunos políticos que se quieren servir de la política”.

 

SUS INICIOS COMO ASESOR DE LA DIRECON

El 2005, el año en que su madre ganó la primera elección presidencial, Dávalos se tituló de cientista político de la Universidad Central. Años más tarde, completaría un magíster en Gobierno y Gerencia Pública en la Universidad de Chile y también dictaría clases en la UDD, la Arcis y la misma Universidad Central mientras trabajaba en la Direcon, la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Ahí ingresó a trabajar como asistente en la Unidad de Asia, donde le tocó integrar el equipo negociador del TLC con Japón. Con posterioridad, se convirtió en asistente en el departamento de la Organización Mundial del Comercio (OMC), cargo que desempeñó en calidad de funcionario a contrata.

Es en esa carrera como funcionario público, entre el 2005 y el 2012, cuando ese estatus de hijo de la Presidenta, según cuenta a La Tercera, le juega en contra a la hora de progresar dentro del aparato estatal. A mediados de 2012, en el gobierno de Sebastián Piñera, termina renunciando.

“Yo llegué a los 32 o 33 años a mi tope profesional en la Direcon. No podía seguir subiendo más. Fui jefe subrogante en un departamento y sólo me quedaba que me nombraran en un cargo de confianza. Ningún político o director de servicio se va atrever a nombrarme en un cargo de confianza en un gobierno de la jefa. Y en un gobierno de derecha nadie lo va a hacer tampoco. Entonces llegué a un punto muerto en el que no tenía espacio para moverme. Salí de la Direcon porque pude renunciar, a diferencia de mucha gente que no puede. No estaba cómodo. Si a mí me tienen como experto en un área técnica y no me escuchan, quiere decir que no me necesitan. Yo por mí habría seguido feliz en el sector público, pero me estaba pasando la cuenta en términos de salud”, declara.

 

EL BUEN PASAR DEL HIJO DE LA PRESIDENTA

En enero de 2013, Qué Pasa publicó un reportaje donde se señala que junto a su esposa Natalia Compagnon participan en al menos seis sociedades comerciales que tienen entre sus giros la asesoría y representación de empresas nacionales y extranjeras. Realizan, agrega la revista, específicamente, asesorías para inversiones entre Chile y China y aconsejan a empresarios del país asiático que vienen en busca de inversiones mineras.

Dicho reportaje, que revela el buen pasar del hijo mayor de la presidenta, fue publicado luego que se diera a conocer un hecho ocurrido el 21 de diciembre de 2012 y que llamó la atención de la prensa.

Ese día los periodistas se encontraban frente a la casa de Michelle Bachelet en La Reina, pues la entonces ex mandataria se encontraba de visita en Chile, sorpresivamente salió caminando de su hogar para declarar que hablaría de su futuro político en marzo; sin embargo la prensa se sorprendió con otra imagen: minutos antes, el hijo mayor de la presidenta llegó al lugar manejando un Lexus modelo New IS 250, un descapotable negro del 2012, con asientos blancos y avaluado, según la distribuidora de este vehículo en Chile, en 56.800 dólares. Cerca de $27 millones.

El hecho fue comentario obligado en las redes sociales, pero también en el círculo más cercano del bacheletismo.

Sobre el cuestionado episodio, Sebastián Dávalos declaró un mes después a la misma revista que “creo que da lo mismo en el auto que hubiese llegado esa tarde, igual hubiera generado comentarios. Si hubiese llegado en citroneta, quizás hubieran dicho: ‘Oye, que le va mal al hijo de Bachelet’. Para mí es una anécdota. Me cuesta entender que le hayan dado toda la valoración que le dieron”. Además, aseguró que el auto no es suyo, sino que de la empresa consultora de gestión de negocios donde trabaja.

 

SOCIEDADES

Según la información proporcionada a Qué Pasa por fuentes abiertas como el Diario Oficial, informes comerciales y el Conservador de Bienes Raíces, Dávalos y su esposa Natalia Compagnon participaron desde hace años en al menos seis sociedades comerciales que tienen entre sus giros la asesoría y representación de empresas nacionales y extranjeras.

Y les ha ido bien, pues según Dicom, a través de la sociedad Caval Limitada que constituyeron el 3 de febrero de 2012, Compagnon y su socio Mauricio Valero Illanes no sólo compraron el automóvil que conducía Dávalos, sino que otros tres Lexus, un New IS 250 y dos Station Wagon 4x4 modelo RX 350, cada uno avaluado en $ 30 millones.

La revista agrega que en la reservada lista de clientes de sus sociedades se encuentra el empresario Gonzalo Vial Concha, controlador de Graneles de Chile e hijo del dueño de Agrosuper. “El pasado 14 de octubre, Vial les facilitó su fundo Haras de Callanas en Paine, para que la pareja celebrara su fiesta de matrimonio, evento animado por la banda Chico Trujillo y en el que Dávalos lució un bastón y un vistoso gorro de copa”.

Sobre el episodio del Lexus, Dávalos comentó a La Tercera en mayo de 2014, que fue "uno de esos episodios de desinformación absoluta en que la gente habla y repite cosas sin saber de lo que habla. Alguien dijo por ahí que yo tenía un número indeterminado, porque cambian la cantidad, cambian los montos, incluso cambia la marca, dependiendo de quién lo diga. Y lo dije: yo nunca he comprado ninguno de esos autos. A mí me pasaban uno de esos autos como parte de los beneficios de la empresa donde trabajaba. El auto era prestado y era de una empresa de la que tampoco soy socio. Por eso, ahora que no trabajo en esa empresa, no tengo auto.

El matutino agrega que actualmente, Dávalos se transporta en una escolta de Carabineros que le corresponde como hijo de la Presidenta. Los fines de semana aprovecha de usar su moto.

 

DÁVALOS V/S MOSCIATTI

A raíz del reportaje de Qué Pasa, el director de radio Bío Bío, Tomás Mosciatti, formuló algunas apreciaciones sobre la situación comercial, económica y laboral de Dávalos, cuestionando su nada despreciable patrimonio. El hombre de la radiodifusión precisó entonces que su comentario iba a ser “impopular y desagradable para muchos”, pero que era absolutamente necesario. Haciendo gala de un tono irónico dijo que a Dávalos “le va muy bien, al cientista político, de la Universidad Central, de 34 años”. Luego habló de su ingreso a la “exclusiva” Unidad Asia de la Dirección general de Relaciones Económicas de la Cancillería y que era poco razonable que estando ahí, “teniendo muchísima información, siendo un funcionario público, realice asesorías a empresas chinas y chilenas para invertir en Chile como en el exterior”.

A razón de esto, el hijo de la abanderada determinó presentar una querella por injurias en contra de Mosciatti. Una acción que según El Mostrador no fue compartida en el seno ni en el entorno del bacheletismo, ya que es vista “como un gran error”. Es más, esa apreciación habría sido bastante unánime en el entorno de Bachelet, como el hecho que Dávalos “se aceleró” al judicializar el conflicto.

El Mercurio informó que en la querella presentada el viernes 26 de abril de 2013 en el Octavo Juzgado de Garantía, Dávalos relata dos episodios:

El primero indica que durante un comentario vertido en el programa de TV "Bío-Bío Comentarios" el 8 de enero de 2013, Mosciatti "sugiere y da a entender" que Dávalos podría haber cometido delitos funcionarios mientras trabajó en la Direcon de la Cancillería y que además habría existido "tráfico de influencias" y "favores personales" para otorgar los permisos de funcionamiento de la planta de Agrosuper en Freirina.

En su comentario del 8 de enero, Mosciatti relató que mientras Dávalos trabajaba en la unidad Asia de la Cancillería y negociaba un tratado con Japón, formó una sociedad con su actual esposa para asesorar a inversionistas chinos para realizar negocios en el país. "Puede ser legal, pero me parece muy poco razonable que trabajando en la Cancillería (...) teniendo muchísima información, y siendo un funcionario público, realice asesorías a empresas chinas y chilenas", comentó el periodista.

Respecto de esto, Dávalos sostiene en la querella que Mosciatti sugiere "que yo habría incurrido en un grave conflicto de interés (...) y habría aprovechado además la información con que contaba gracias al cargo público que desempeñaba, aseveración que, de ser cierta, implicaría que yo eventualmente pudiera haber cometido un delito funcionario".

El segundo episodio se refiere al comentario de Mosciatti sobre que a través de una sociedad Sebastián Dávalos asesora al dueño de Agrosuper, Gonzalo Vial, y que la planta de Freirina tuvo facilidades para instalarse en 2005 y 2006. Luego, el periodista señaló que Dávalos "se casó en el haras del dueño de Agrosuper, que se la cedió gentilmente".

Al respecto, el cientista político ha afirmado categóricamente que no tiene conflictos de intereses y también clarificó que a Vial Concha lo vio sólo una vez, precisando que su esposa fue quien en un momento hizo la asesoría.

En la querella, Dávalos explica que Mosciatti sugirió que "durante los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet habría existido una especie de tráfico de influencias (...) y que habría posibilitado la obtención aparentemente indebida por parte de Agrosuper, de las autorizaciones y permisos (...) y que me encontraría actualmente profitando de los resultados de dichas ilegalidades".

El miércoles 29 de mayo trascendió a la prensa la información de que el director de radio Bío Bío ingresó ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) una solicitud para indagar las operaciones del hijo de Bachelet. “El SII recibe habitualmente denuncias y solicitudes vinculadas al mandato que le otorga la ley, las cuales son revisadas por las unidades operativas correspondientes de acuerdo con la ley orgánica del Servicio y con ley tributaria vigente”, informó la entidad al diario La Segunda el 29 de mayo de 2013.

El medio señala además que la petición de Mosciatti tiene como objetivo determinar si existe algún tipo de evasión tributaria en la adquisición de vehículos que ha efectuado Dávalos. Y es que como se informó anteriormente, el 21 de diciembre de 2013 se le vio conduciendo un Lexus descapotable negro, modelo New IS 250, cuyo valor asciende a $ 27 millones. En este contexto, el SII estaría determinando si habría incumplimiento de los artículos 31 y 21 de la Ley de Rentas y la Ley de IVA.

La Segunda agrega que los dos involucrados fueron citados a una audiencia de conciliación para el 6 de junio próximo y el objetivo de la reunión es consultar a ambas partes si existe alguna posibilidad de acuerdo o entendimiento que permita dejar sin efecto la querella que interpuso el hijo de la candidata presidencial. De lo contrario, se iniciaría el juicio.

Está previsto que a la audiencia Dávalos llegue junto a su abogado, Enzo Coppa , y Mosciatti lo hará con su defensor, el abogado Alejandro Espinoza .

Este último ya adelantó que su representado no aceptará llegar a un acuerdo con Dávalos en la audiencia del 6 de junio.

 

BACHELET HABLA DE “CAMPAÑA SUCIA”

Michelle Bachelet se mantuvo al margen del conflicto entre su hijo y el director de radio Biobío, sin embargo, el jueves 30 de marzo de 2013 se involucró de lleno en el tema cuando habló de “campaña sucia”, una frase que - según consigna El Mostrador- se pensó iba dirigida al jerarca de la radiodifusión, pero que en realidad tenía como objetivo una advertencia directa a La Moneda.

La entonces candidata fue categórica al señalar que “más allá que todos los chilenos tenemos que responder de la misma manera, no me parecería que eso pudiera ser parte de una campaña sucia”.

Y es que a esas alturas, señala el mismo medio, el entorno de la presidenta ya tenía confirmado que la filtración a la prensa de la información sobre la investigación tributaria del SII al patrimonio de su hijo, no había salido del director de radio Biobío, sino que del seno del gobierno, vía Impuestos Internos.

Todo, agregan las fuentes cercanas a Bachelet citadas por El Mostrador, con el objetivo de tratar de perjudicar su campaña y tensionar el conflicto judicial entre Mosciatti y Dávalos. Explicaron que por esa razón Bachelet hizo hincapié en que su hijo “no está en la vida política” y que “las cosas tienen un límite”, porque el mensaje iba dirigido al gobierno, a que no se metan con su familia.

 

EL POLÉMICO CRÉDITO DEL BANCO DE CHILE

El 6 de febrero revista Qué Pasa publicó un reportaje que consigna que el Banco de Chile dio un préstamo por $ 6.500 millones a la sociedad Caval Limitada perteneciente a la esposa de Sebastián Dávalos. La aprobación del crédito habría sido notificada un día después del triunfo de Michelle Bachelet en la segunda vuelta presidencial de diciembre de 2013. En ese entonces, Dávalos trabajaba como gerente de Proyectos de Caval.

Banco de Chile confirmó en un comunicado que la nuera de Michelle Bachelet sostuvo una reuniónpara gestionar el crédito con Andronico Luksic, vicepresidente de la entidad financiera y con Eduardo Ebensperger -a la fecha Gerente de Grandes Empresas e Inmobiliarias- detallando que Compagnon fue en compañía de su esposo.

El pólemico crédito sería destinado para un negocio prometedor: la compra de tres predios en la comuna de Machalí, los fundos Santa Elena, San Diego y Santa Cecilia, que con la modificación del plano regulador que se discute desde hace años en la VI Región, eventualmente podrían verse beneficiados al cambiar el tipo de suelo de uso rural a uso urbano.

Así, según consta en el contrato de compraventa firmado en la notaría de Patricio Raby el 17 de enero de 2014, la empresa Caval, representada por Mauricio Valero Illanes -quien es socio de Natalia Compagnon con un 50% de la propiedad cada uno-, adquirió las 44 hectáreas a la familia Wiesner, representada por el síndico de quiebras Herman Chadwick Larraín y la señora Helga Riffart.

Con fecha 11 de marzo de 2014, los terrenos fueron inscritos a nombre de Caval en el Conservador de Bienes Raíces de Rancagua. Y fue vendido a empresarios inmobiliarios locales. 

Qué Pasa consigna que el “Proyecto Machalí”, como denominaban en Caval la compra de los paños ubicados junto a la Carretera del Cobre, pudo haber sido una más de las numerosas inversiones privadas que ha realizado la empresa desde febrero de 2012 cuando se constituyó como una sociedad de asesorías y gestión de negocios. Sin embargo, los detalles de la iniciativa quedaron expuestos a la luz pública luego que a inicios de noviembre de 2014 se presentara una demanda laboral contra la empresa en el Primer Juzgado de Letras de Santiago.

En el documento, el demandante Sergio Bustos Baquedano (68 años) reclama que Caval le adeuda casi $ 200 millones por no pago de remuneraciones y comisiones, luego que en mayo de 2013 lo contrataran para gestionar un crédito bancario y concretar la compra de los mencionados terrenos. La defensa de Caval, representada por la abogada Grace Álvarez, rebatió en tribunales que Bustos nunca tuvo un vínculo laboral con la empresa, sino que sólo mantuvo una relación civil y comercial acotada a la tasación de unos sitios y que concluyó en enero de 2014, cuando “el crédito bancario que se buscaba fue obtenido a través de terceras personas”, dice el escrito.

En cualquier caso, tanto en el texto de la demanda como en una posterior solicitud de medida precautoria, queda documentado el negocio de Machalí. Allí Sergio Bustos  entrega su versión sobre fallidas gestiones que habría hecho con los bancos Santander, Scotiabank, Bci e Itaú con el fin de solicitar financiamiento total o parcial para el proyecto. El demandante afirma en la presentación que no era fácil conseguir créditos debido a que Caval era una empresa sin trayectoria, patrimonio o el flujo de caja necesario. “Las dificultades para la obtención del préstamo radicaban en el hecho de tener Caval Ltda, poco más de un año y medio de vida y un capital de $ 6 millones y a lo que se sumaba que sus socios tampoco tienen solvencia para el monto del crédito necesario”, sostiene en el documento. Agrega que actualmente la empresa no tiene un lugar físico de oficinas para desarrollar sus actividades.

Así las cosas, la petición del crédito se fundamentaba en lo rentable que podría resultar el negocio. Según estimaciones internas de Caval, los terrenos podrían adquirirse en 0,6 UF el m2 para venderse en 2 UF o más a inmobiliarias interesadas en desarrollar proyectos habitacionales y comerciales una vez que cambiara el plano regulador. Machalí ha duplicado su población en los últimos 10 años y se ha convertido en el lugar favorito de la clase alta de la Región de O’Higgins y los predios están ubicados justo frente al Club de Polo y a pocos metros del prestigioso Colegio Coya, por lo que se proponía como el lugar ideal para emplazar un mall, un hotel y condominios residenciales. En suma, las proyecciones más optimistas de la empresa, calculaban una ganancia de 450.000 UF, algo más de $ 11 mil millones. 

Las conversaciones iniciales con el Banco Santander no llegaron a puerto, pese a que la entidad tasó los terrenos y se conversó sobre la posibilidad de afirmar el préstamo con una boleta de garantía de US$ 3 millones.  Otros bancos, como Itaú -al que se solicitó un crédito de enlace menor para echar a andar el proyecto-, respondieron que no pueden financiar empresas relacionadas con familiares de políticos. Los dueños de Caval están catalogados en el sistema bancario como Personas Expuestas Políticamente (PEP), sobre los cuales se hace un seguimiento especial. 

Finalmente, se apostó por el Banco de Chile y aquí las versiones de Bustos y la empresa Caval difieren. El primero dice que fue él quien, tras pedir ayuda a Iván Garrido, un ex funcionario del Banco de Chile con amplia experiencia en trámites bancarios, consiguieron una primera reunión con esa entidad financiera 3 de septiembre de 2013, en la que participó el ex asesor comercial de Caval, Victorino Arrepol, y el subgerente de Grandes Empresas del banco, José Manuel Carvallo.  Según relata, la respuesta fue que el proyecto era excelente, pero debido a los antecedentes de Caval, era necesario verificar todas las cifras y agregar mayor respaldo al negocio de Machalí.

En Caval, en cambio, dicen que Bustos no actuaba con la autorización de la empresa y que fue el director general de ésta, Mauricio Valero, quien en realidad tramitó el préstamo, el cual resultó relativamente expedito gracias a que era un buen proyecto y el banco conocía perfectamente los terrenos, porque los dueños anteriores los habían hipotecado con esa institución.  

Apremiados porque el plazo del preacuerdo de compraventa de los terrenos vencía la primera semana de noviembre de 2013, buscaron el apoyo de las autoridades de la institución. Esa semana Natalia Compagnon se reunió en la casa matriz del Banco de Chile con dos de sus máximos ejecutivos, con quienes acordó seguir tramitando el crédito por los canales regulares del banco. 

En las audiencias preparatorias del juicio laboral realizadas el 26 y el 31 diciembre pasado, el demandante logró anexar como prueba -pese a las protestas de Caval- la carta que el Banco de Chile envió el 16 de diciembre detallando los términos y condiciones del crédito aprobado. 

En ese documento se informa que es un crédito bullet -se paga en una cuota- con una tasa de interés fija UF+ 5,33% base anual y tuvo como garantía la hipoteca de los terrenos  y como avales a Mauricio Valero y Natalia Compagnon. “Al considerar esta propuesta, el Banco de Chile ha evaluado las actuales condiciones generales del mercado, el buen comportamiento en el sistema financiero del deudor y de sus actuales accionistas; la trayectoria y respaldo patrimonial de estos y la actual situación financiera de la compañía y sus socios”, señala el texto

Para conseguir la aprobación del crédito, ambos socios también tuvieron que dejar en garantía sus propiedades y los cuatro automóviles Lexus que están a nombre de la empresa.  
 

DECLARACIÓN DE INTERESES Y PATRIMONIO

El Gobierno, a través del sitio oficial de la Dirección Sociocultural de la Presidencia, publicó la madrugada del 11 de febrero de 2015 la declaración de patrimonio e intereses de Sebastián Dávalos, pese a que no estaba obligado. Esto luego de la polémica surgida por el millonario crédito otorgado por el Banco de Chile a la empresa Caval.

En las declaraciones realizadas con fecha 10 de febrero de 2015 (ver documentos), se detallaba la participación de Dávalos en una sociedad de responsabilidad limitada llamada Contreras y Dávalos Cía Ltda. y una sociedad limitada cerrada de nombre Compagnon y Dávalos S.A. Ambas sin inicio de actividades.

En el documento de declaración de intereses se señalaba que Dávalos militó desde hace 15 años en el partido Socialista, donde no realizaba aportes. Además es socio del Club de oficiales Fach desde aproximadamente 5 años, con una frecuencia mensual y aportes en cuotas. El vínculo se remonta a 2009, cuando ingresó a la Fuerza Aérea de Chile a hacer el curso para de oficiales de reserva, rama a la que su familia ha estado ligada desde su creación. Su abuelo, Alberto Bachelet, llegó a ser general de brigada. 

Dávalos registra participación en el Club de la República, ligado a la masonería, con una frecuencia mensual y donde aporta cuotas en calidad de socio. 

También reporta acciones en la multitienda La Polar por $44.765. Pese a sus inversiones, no se consigna en la declaración de patrimonio la tenencia de una cuenta corriente. 

Dentro de su patrimonio, cuenta con una casa ubicada en La Reina tasada en más de $100 millones, una propiedad en Algarrobo con una tasación fiscal de $38.733.709 y un sitio eriazo en Melipilla tasado en $8.226.189. En cuanto a vehículos, solo consigna una moto Harley-Davidson modelo XL883 N SPORTSER 882.8CC, año 2014, con una tasación fiscal de $5.470.000.

Además, registra un crédito hipotecario con el Banco de Chile por el valor de UF 4.500 apróximadamente, que equivale a $110 millones, casi el mismo valor que su casa mencionada anteriormente. El documento publica también una deuda particular por $30 millones, pero no se precisa con quién y el plazo de vencimiento.

 

DECLARA COMO IMPUTADO

El 13 de abril de 2015, Dávalos declaró por primera vez como imputado  en el marco de la investigación penal por el caso Caval. Nueve días después de que compareciera ante la Fiscalía Regional de O'Higgins se dio a conocer la declaración íntegra que el ex director sociocultural de La Moneda dio al fiscal Luis Toledo, en la que insistió que desconocía los detalles de la compra y posterior venta de los predios en Machalí por parte de la empresa de su esposa, Natalia Compagnon.

"Respecto de la negociación de los predios de Machalí puedo decir que sé lo que ha dicho el síndico Chadwick, que se rematarían unos predios, que Mauricio Valero (socio de Compagnon en Caval) tenía la información y a mí quien me cuenta fue mi esposa Natalia. Cómo llegó el dato del negocio de Caval no lo sé, a Natalia le dijo Mauricio Valero, quién le contó a él no lo sé", dijo Dávalos en la declaración a la que tuvo acceso El Mercurio.

En ese sentido, el hijo de la Mandataria aseguró que de la cuestionada adquisición de los predios de Machalí "me enteré en 2013, no sabía que era el negocio más importante de Caval, desconocía absolutamente los montos con los que trabajaba Caval y los que involucraba en el negocio". "Preguntado en relación con la declaración de Victorino Arrepol (hombre de confianza de Valero) en la parte que Ud. me lee, señalo que yo no tengo correos privados con Mauricio Valero, que es falso, de falsedad absoluta la afirmación que yo participaría del negocio de Caval, pues de ese negocio yo no he participado ni tengo el más mínimo interés", resaltó.

Asimismo, en lo relativo a la reunión que junto a su señora sostuvieron con el vicepresidente del Banco de Chile, Andrónico Luksic, (en la cual se gestionó el crédito de seis mil millones de pesos) el ex director sociocultural de La Moneda indicó que acompañó a Natalia Compagnon solamente porque Mauricio Valero no pudo asistir a la cita.

"Por lo que yo escuché en la reunión, esta se hizo porque estaba estancado el proceso del préstamo o del crédito. Natalia comenzó a hablar del proyecto y Andrónico Luksic llamó a Eduardo Ebensperger, dijeron que ya conocían el predio, pues había estado antes hipotecado. Antes de eso sabía que se estaba gestionando un préstamo, pero no sabía el monto, no pregunté los montos", indicó. 

Así, "sólo saludé y escuché de la reunión, solo hablaba Natalia, él, y Eduardo Ebensperger, que es un gerente de grandes empresas en el Banco de Chile. No estuvo desde el principio, llegó después. La reunión duró una hora o 45 minutos. Así en la reunión comenzamos tres personas y terminamos cuatro".

Asimismo, dijo desconocer lo declarado por Sergio Bustos (quien gestionó la reunión con Luksic) respecto a que el empresario quería que Dávalos participara en la cita, y sólo se limitó a decir a que él le ofrecio a su señora acompañarla.

Aseguró además no conocer al vicepresidente del Banco de Chile y que nunca más lo vio, sin embargo, confirmó que Compagnon sí se reunió posteriormente con el empresario, aunque no sabía cuántas veces.

Sobre la posible injerencia de Bachelet en el asunto, Dávalos fue enfático: "De lo que afirma Bustos en el sentido de que durante la reunión mi señora recibiría un llamado de mi madre, puedo decir que eso no ocurrió, es absolutamente falso, ruin, y tengo más epítetos al respecto (...).

Respecto de mails que hablan de 'La Mami', 'La Señora', 'La Madrina' como una forma de presión en el proceso del crédito, es algo que jamás habría permitido o autorizado, y cualquier persona que me conozca sabe que si me piden algo así recibirían un insulto de mi parte", recalcó. Además, insistió en que "no conozco a Sergio Bustos, nunca he hablado con él. Tampoco conozco a Andrés Levine ni a Victorino Arrepol. Sí sé que existen a través de los medios. Nunca pisaron las oficinas de Caval. Yo no he hablado con Valero desde febrero de 2014. De haberlos conocido, por lo que he sabido, me habría negado absolutamente a trabajar con ellos".

Ver declaración completa publicada por El Mercurio

A raíz de este caso han surgido varias aristas, una de ellas el polémico formateo del computador que utilizaba Dávalos en La Moneda pocas horas antes de dar a conocer su renuncia como director sociocultural de la Presidencia, el 13 de febrero de 2015. La fiscalía busca determinar qué información había, si la usó para sus negocios personales y por qué ordenó borrarla. 

 

ARREMETE CONTRA EX MINISTRO PEÑAILILLO

El 21 de diciembre de 2015, Dávalos declaró por cerca de tres horas ante el fiscal Toledo, en Rancagua. En dicha diligencia, el ex director sociocultural de la Presidencia se refirió al borrado de su computador y, además, apuntó contra el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo

Sobre su computador, según consignó Canal 13, Dávalos sostuvo ante el fiscal Toledo que: "(pedí) que borraran mi perfil de usuario y password, porque no quise exponerme a que fuera manipulado (...) pues tenía el temor fundado de que así podía ocurrir".

Agregó que, su nombramiento en La Moneda,"generó una fuerte reacción adversa de parte del entonces ministro del Interior Rodrigo Peñailillo, pues tanto él como cercanos suyos, los denominados grupo G90 (...) según ellos estaban llamados a ser la generación de recambio en la política".

Dávalos agregó que el entorno de Peñailillo tenía copados los principales cargos de la dirección sociocultural y que tras revisar algunos currículum, decidió remover a varios de ellos.

“Esto vino a agravar aún más la conflictiva y distante relación que yo tenía con el ex ministro de Interior Peñailillo, dado que yo no seguía sus líneas políticas, introducir en cargos a personas inidóneas, y sus ansias de manejo de poder que, según mi parecer, se orienta a llegar a ser Presidente algún día”.

Dávalos continúa relatando que hacia enero de 2015 los rumores sobre el caso SQM involucraban a Peñailillo y se harían extensivos a la Nueva Mayoría. Y que la información sobre el negocio de Caval era manejada por figuras del PPD como Sergio Bitar y Guido Girardi.

“La información del negocio de Caval fue conservada y utilizada por parte del G90 o un sector del PPD para utilizar este caso y su cobertura mediática para bajar el perfil al caso Soquimich, que los involucraba, y terminar de desplazarme en mis funciones e intervención el Gobierno. Sin embargo, quienes utilizaron la información nunca imaginaron las enormes consecuencias de su decisión que finalmente terminó por costarle el cargo también al ministro de Interior”, asegura.

El caso, finalmente, estalló el 6 de febrero con la publicación de Revista Qué Pasa. Dávalos se encontraba de vacaciones en Caburgua, junto a su madre, la Presidenta Bachelet. 

El ex director sociocultural declara que fue notificado que Peñailillo se haría cargo del manejo de la crisis. Sin embargo la comunicación era intermitente debido a la mala señal del sector. A su juicio, “Peñailillo no enfrentaba el tema con la suficiente fuerza, por lo que estimo que él dejó que el tema se descontrolara”.

Luego, Dávalos relata ante los fiscales que el 13 de febrero el entonces ministro le pide que renunciara a su cargo de director sociocultural a través de un punto de prensa en su residencia. Ante esto cuenta que decidió hacerlo en el palacio de La Moneda, y que pidió a un funcionario de informática que borrara los archivos. 

“Me preocupaba que estas personas, por la forma en que habían obrado durante los últimos once meses, pudiesen manipular la información contenida en el computador, ya sea introduciendo archivos o mandando mails a mi nombre”, aseguró.

Es así como Dávalos acusa que “el tema Caval es, en parte, toda una operación política para ir bajando el perfil a otros casos relacionados con el financiamiento de la política, entre ellos Soquimich, y para perjudicar al Gobierno”

Además, detalla en su declaración que entregó acceso a sus correos, cuentas corrientes, equipamiento tecnológico y a que se registrara su casa, ubicada en la comuna de La Reina.  Se trata de una declaración que la propia defensa de Dávalos pidió que no se decretara bajo reserva.

Por otro lado, el testimonio se conoce a sólo hora de que la Comisión Investigadora del Caso Caval se reúna a votar su informe.

Una de las coincidencias entre los diputados del oficialismo y la oposición es exigir la renuncia del director administrativo de La Moneda, Cristián Riquelme, a quien acusan de haber permitido el formateo del computador, de ocultar información y de haber recibido en pleno palacio al operador político de la UDI, Juan Díaz

loading
Fuentes de Sebastián Dávalos
loading
9 Personas Relacionadas
9 Empresas Relacionadas
13 Organizaciones Relacionadas