Poderopedia

Nicolás Eyzaguirre

03-01-1953

Ingeniero Comercial con mención en Economía de la Universidad de Chile, militante del PPD. Magíster en Economía con especialización en Desarrollo Económico de la misma Universidad, tiene estudios de Doctorado en Economía de la Universidad de Harvard. Actual Ministro Secretario General de la Presidencia, hasta el 27 de junio de 2015 fue ministro de Educación de Michelle Bachelet. Ex ministro de Hacienda durante el gobierno de Ricardo Lagos; Director Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional, en representación de Chile, Argentina, Bolivia, Paraguay, Perú y Uruguay. Trabajó en el Banco Central de Chile; en la CEPAL, como Experto en Política Monetaria y Financiera para América Latina y el Caribe; y como consultor del Fondo Monetario Internacional.

Nicolás
Eyzaguirre
Guzmán
Nicolás Eyzaguirre
03-01-1953
CHILE
loading
loading
loading
loading
loading
loading

Perfil

El hijo del arquitecto de la Universidad Católica (PUC) Joaquín Eyzaguirre y de la actriz Delfina Guzmán, estudió en el Verbo Divino, "el colegio favorito de la elite" como lo definió Ciper. "Fui a un colegio cuico. Fui al Verbo Divino, y les puedo decir que muchos alumnos de mi clase eran completamente idiotas; hoy día son gerentes de empresa. Lógico, si tenían redes. En esta sociedad no hay meritocracia de ninguna especie”, así se refirió a sus compañeros de colegio en una conferencia de prensa.

Como era de esperar, el comentario le costó una serie de críticas, por lo que más tarde tuvo que salir a pedir disculpas, además generó la inmediata reacción de quienes se sintieron atacados, especialmente en las redes sociales.

Es que a Eyzaguirre se lo conoce por un estilo de hablar a veces un poco descontracturado, como cuando llamó a Michelle Bachelet (con quien mantiene una relación de amistad) como “gordi” y generó una ola de críticas. “Saqué el sarcasmo de mi madre, pero no su simpatía. Tendré que evitar este tipo de prácticas”, reconoció. También generó polémica cuando posó para una revista chilena tomando melón con vino.

El ministro estudió ingeniería comercial con mención en economía en la Universidad de Chile. Su perfil de Wikipedia señala que fue compañero de importantes figuras como Jorge Bande, Sebastián Edwards, Guillermo Le Fort, Manuel Marfán, Máximo Pacheco, Osvaldo Rosales y Joaquín Vial, y obtuvo el grado de magíster en economía con especialización en Desarrollo Económico de la misma casa de estudios.

Posteriormente, viajó becado a Boston para realizar un doctorado en Macroeconomía y Comercio Internacional en la Universidad de Harvard, grado que jamás alcanzaría. Su estadía en dicha universidad le cambió radicalmente su visión sobre la economía, adoptando los principios del libre comercio y reconociendo su "error" al haber comulgado con las visiones socialistas.

Se inició en política como miembro de la Democracia Cristiana, luego de la Izquierda Cristiana (de la cual fue uno de sus fundadores) y posteriormente del Partido Comunista, tienda en donde se mantuvo hasta su viaje a los Estados Unidos.

A su regreso a Chile conoció y entabló una estrecha amistad con el ex presidente Ricardo Lagos, quien fundaría el Partido por la Democracia (PPD) a fines de los años ‘80, actual colectividad de Eyzaguirre..

Entre 1984 y 1985 se desempeñó como asesor y consultor del Fondo Monetario Internacional (FMI). Posteriormente, entre los años 1985 y 1990, trabajó como experto en Política Monetaria y Financiera para América Latina y el Caribe en la Cepal.

Tras el regreso de la democracia desarrolló importantes funciones en el Banco Central de Chile, ocupando los cargos de asesor, gerente y director de estudios de esta institución (1990-1997). De hecho, en 1996 su nombre 'sonó' como eventual reemplazante del renunciado consejero y presidente de la entidad monetaria, Roberto Zahler. Posteriormente, trabajó en el FMI como director ejecutivo (1997-2000).

 

MINISTRO DE HACIENDA DE LAGOS

Nicolás Eyzaguirre fue ministro de Hacienda durante los seis años que duró el gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006), transformándose así en la persona que más tiempo ha permanecido dirigiendo esa repartición de manera consecutiva en la historia de Chile. Le tocóhacerse cargo de una economía absolutamente compleja, que venía golpeada por la crisis asiática. Pero esto no fue impedimento para que Eyzaguirre revirtiera lo malo: el alto desempleo, el bajo crecimiento y, lo peor de todo, un déficit fiscal equivalente a 0,76% del PIB.

Pero el primer año en Hacienda –ayudado por el repunte del cobre– Eyzaguirre tenía todo bajo control. Incluso en 2004 se comenzó a hablar de reactivación económica. Y en los seis años que permaneció como ministro de Hacienda logró que los empresarios aplaudieran de pie a Ricardo Lagos en la Enade 2005. Un momento difícil de borrar y que mostró la pericia de Eyzaguirre para manejar la economía, a pesar de que subió el IVA. Y es que no solo quitó, sino inventó una serie de instrumentos. Su hito en materia fiscal está relacionado al establecimiento de la regla del superávit estructural. Además durante su gestión se creó la ley del Mercado de Capitales y el seguro de cesantía.

Eyzaguirre, a pesar de su popularidad y de su cercanía con Michelle Bachelet, prefirió marginarse de su gabinete cuando ésta llegó al poder en marzo de 2006. Sin embargo, la mandataria lo nombró presidente del Consejo Nacional de Innovación para La Competitividad, organización creada por el ex presidente Ricardo Lagos, con el fin de asesorar al Ejecutivo en materias de identificación, formulación y ejecución de políticas y acciones que fortalezcan la innovación y la competitividad en Chile. Además entre 2006 y 2007 fue director de Banco Estado.

 

SU PASO POR EL FMI

A fines de noviembre de 2008 asumió como el tercer hombre del Fondo Monetario Internacional (FMI) en calidad de director para el Departamento del Hemisferio Occidental, un alto cargo con responsabilidad sobre 34 países y al que sólo habían accedido otros tres latinoamericanos.

En el FMI las cosas no le tocaron nada de fácil. Con una crisis europea que intentó sortear hasta fines de julio de 2012, cuando dejó su cargo, y una recomendación a Estados Unidos permanente para que mantuvieran su orden económico. En este puesto Eyzaguirre recibió elogios en el manejo económico. De hecho la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, resaltó –con la partida de Eyzaguirre– la labor que durante tres años  y medio realizó en el Fondo en un período particularmente “agitado”, y lo felicitó públicamente, destacando que su "experiencia de alto nivel" en la política económica "fueron instrumentales en el involucramiento exitoso" del FMI en la región.

 

CANAL 13

Dejó el FMI en 2012 tras ser designado presidente del directorio de Canal 13, estación televisiva controlada por Andrónico Luksic (67%) y la PUC (33%) en reemplazo de René Cortázar.

¿Cómo llegó a Canal 13?revista Empresas y Poder señala que en uno de los viajes de Andrónico Luksic a Washington, Nicolás Eyzaguirre le habría contado que estaba interesado en volver a Chile. Otras versiones señalan que fue el ex ministro Rodrigo Alvarez –quien también estudió en Harvard– quien lo recomendó. La publicación añade que la negociación no fue fácil. Duro más de un mes y, entre los aspectos que hubo involucrados, el ofrecimiento económico fue importante. Muchos decían que, en este cargo, Eyzaguirre ganaba tan bien como Francisco Pérez Mackenna, el gerente general de Quiñenco (una de las matrices de los Luksic).

Sin embargo, Eyzaguirre duró poco en la estación televisiva. Renunció a estecargo al año siguiente, pocos días después de oficializarse el arribo de Cristián Bofill, ex director de La Tercera como director general de prensa y en medio de un complejo escenario por las millonarias demandas que enfrentaba el canal tras la emisión de un capítulo del programa de investigación Contacto. Este escenario fue el que gatilló los ajustes, que incluyeron también la salida de la directora de Prensa, Pilar Bernstein.

 

MINISTRO DE EDUCACIÓN

Como titular en Educación, Eyzaguirre fue el encargado de encabezar una de las reformas más importantes de la presidenta Michelle Bachelet. Desde que fue designado como ministro de la cartera a fines de enero de 2014, el economista destinó buena parte de su tiempo a estudiar antecedentes y papers vinculados a la iniciativa, quizás la más ambiciosa de la nueva administración, y para cuyo cumplimiento la mandataria impulsa una reforma tributaria destinada a recaudar US$ 8.200 millones.

Desde el movimiento estudiantil, los dirigentes se mostraron descontentos con el nombramiento de Eyzaguirre, pues fue uno de los que implementó del Crédito con Aval del Estado cuando en la administración de Ricardo Lagos ocupó el Ministerio de Hacienda. Y es que, si bien el ministro de Educación de la época era Sergio Bitar, su cartera fue clave en impulsar esta fórmula.

Según recuerda un analista político ligado a la Concertación, “Eyzaguirre es el ideólogo del CAE. Y lo impulsó para no hacer una reforma tributaria propuesta por un grupo de senadores porque estaba en contra, como Carlos Ominami. En suma, mató la reforma tributaria y la cambió por el CAE. Por eso me sorprendió que lo pusieran en Educación”.

 

PROBLEMAS COMUNICACIONALES

Eyzaguirre, durante los primeros meses de su gestión en Educación, fue criticado por su débil manejo comunicacional. En julio recibió un fuerte llamado de atención de la Presidenta y del comité político de La Moneda, que lo obligaron a rectificar sus dichos respecto de limitar la gratuidad en la educación superior a cuatro años, sobre los que luego retrocedió.

Entrevistado por El Mercurio, Eyzaguirre había señalado que el resto de los años, “debiera ser financiado con cargo a la renta futura del estudiante u otra forma equivalente”. Argumentó que esa fórmula “compatibiliza correctamente gratuidad con esfuerzo personal”. Los dichos generaron reparos por parte de parlamentarios de la Nueva Mayoría, rectores y dirigentes estudiantiles.

Horas después, el ex ministro de Interior, Rodrigo Peñailillo, salió a precisar los dichos de su compañero de gabinete: “Lo que dice el ministro tiene que ver con una primera aproximación, en ningún caso esa es la decisión final. Esta es una propuesta”. 

Ante esto, el entonces ministro salió a aclarar que "no hay ningún tipo de diferencias entre lo que nosotros, hemos conversado desde ayer con el ministro Peñailillo, y pensamos lo mismo" y reconoció que lo planteado en la entrevista "no se entendió".

Estos errores comenzaron a evidenciar un desgaste en la imagen del ex secretario de Estado. Así lo demostró una encuesta telefónica y presencial realizada por Plaza Pública Cadem, cuyo gerente de Asuntos Públicos es Roberto Izikson (Ex jefe de Estudios de Adimark y ex Director de Estudios del gobierno de Sebastián Piñera) entre el miércoles 23 y el viernes 25 de julio. La muestra, que se realizó a 718 personas, señaló que un 53% desaprueba cómo Eyzaguirre está llevando la reforma educacional y un 55% cree que no es la persona indicada. Aunque el mismo sondeo evidencia sus fortalezas: habilidad política 62%, carisma 54% y honestidad 50%.

 

RETRATO ÍNTIMO

Ximena Hinzpeter, periodista, hermana menor del ex ministro Rodrigo Hinzpeter, que más bien comulga con ideas de izquierda, escribió una expetensa biografía íntima del ministro, donde señala que Nicolás Eyzaguirre nació en cuna de oro y siendo bebé vivió junto a sus padres y hermano en la casa de Florencio Guzmán, su abuelo materno. Era una casa de tres pisos que quedaba en la calle Huelén, el corazón residencial de la gente bien de la época. Luego sus padres, el arquitecto Joaquín Eyzaguirre Edwards y la actriz Delfina Guzmán Correa, decidieron independizarse. La familia del padre, que también era gente acaudalada, les facilitó el capital para levantar un condominio en un barrio nuevo todavía despoblado, el barrio El Golf.

El relato consigna que era en una casa de tres dormitorios que daba hacia una calle llamada Portofino. Ahí Nicolás Eyzaguirre "llegó sin sospechar que lo partirían ('como a una sandía') y que de adulto tendría que pasarse años en terapia ('tratando de juntar los pedazos'). Llegó acompañado de su madre, su padre y el Juaco, hermano apenas mayor. Los niños compartían pieza y probablemente sueños, porque cada noche se dormían respirando el mismo soplo agrio. Ese que a diario sube por las escaleras de todos los hogares donde los padres no pueden, no consiguen entenderse".

Un día, Delfina Guzmán, con 27 años, “se le agotó la fuerza. O tal vez es que estaba llena de ella. Tomó un bolso con algunas cosas, pocas, y besó en silencio a cada niño (Nicolás no tenía más de dos años). Cerró la garganta, seguramente también los ojos y, luego, la puerta de Portofino. Fue para siempre”. El retrato íntimo del ministro da cuenta que la actriz se fue con un dramaturgo cesante, igual que ella, a Concepción un invierno de 1958 . Su esposo le quitó la tuición de los niños y durante los siguientes ocho años madre e hijos se vieron ocho veces.

Los niños se quedaron en la casa con su padre y su nana Margarita, los fines de semana se iban a la casa de sus acaudalados abuelos paternos y otros al sur, cerca del río Cachapoal, al campo de su abuelo materno, don Floro. “Un señor feudal que se creía propietario de sus obreros” de quien heredó la cabeza para las matemáticas. El abuelo fue expropiado durante gobierno de Frei Montalva y la Reforma Agraria estando su hijo José Florencio Guzmán como subsecretario de Hacienda. “Le quitaron El Monte, uno de sus campos (porque tenía varios)”.

Ximena Hinzpeter relata que la vida de Nicolás Eyzaguirre dio un vuelco cuando su padre conoció a Carmen, una mujer “virgen de cuerpo, quieta de mente. Servicial y leal, virtuosa como Dios manda que lo sea toda mujer”. Para casarse con ella tuvo que negociar con Delfina que seguía siendo su esposa. Ella aún vivía en Concepción junto al dramaturgo y un nuevo hijo Juan Cristóbal (después vendría otro). “Un mes, uno al año con los niños, fue lo que le entregó para que firmara y él pudiera volver a casarse”, señala el artículo.

Llegó el verano y Nicolás y Juaco, prepúberes, partieron a Concepción, a la casa de su madre por primera vez. Ahí conocieron “el mundo suyo que la había conquistado, porque ellos se habían quedado en ese, el privilegiado, del que (ella) había salido arrancando”

Con Delfina militando en el Partido Comunista, los niños “partieron a las poblaciones del Bío Bío a conocer a la gente y sus inquietudes, y a Lota, para hablar con los mineros del carbón (de las catorce horas diarios bajo tierra y los sueldos miserables) y a la universidad, donde ella era amiga del rector, a escuchar a la Violeta, a Sábato en un congreso de escritores”. Nicolás, con 11 y 12 años y su hermano con un poco más, se hallaron en el mundo de su madre como si hubieran estado siempre a su lado.

Su madre regresó a Santiago a mediado de los setenta ya con cerca de cuarenta años. Separada del dramaturgo, se fue con sus cuatro hijos, sin recibir un peso de ninguno de los padres de los niños, a vivir a un departamento en General Bustamante, herencia de su padre.

Ya en secundaria a Nicolás Eyzaguirre lo expulsarían del Verbo Divino en el último año de colegio y terminaría el colegio dando exámenes libres. Pero como era buen alumno entró igual a la Universidad de Chile. “La eligió para conocer el país real, el que había frecuentado en los sesenta en Concepción y que le había permitido hallar su causa vital”.

Tenía 20 años para el golpe militar. “Los militares mataron a sus amigos, a los de su hermano y a los de su madre. Echaron del país a seres queridos. La universidad fue intervenida, la vida suspendida”, relata Hinzpeter. Se acercó a la música  para expresar malestar, levantarse y protestar contra Pinochet. Se tomó en serio la música y formó el grupo Aquelarre (considerado el que inició el Canto Nuevo). Se transformó en un serio folclorista, que incluso años después llegaría a competir en el Festival de Viña.

Luego conocería a Mariel Bravo, actriz como su madre. Después de titularse de economista se casaron y partieron juntos a Estados Unidos, “él becado a Harvard a aprender ('el lenguaje del enemigo'). No faltaron los que lo apuntaron: Tú te rendiste –lo encaraban en la calle–. Le dolió, le dolió irse y dejarlos luchando, pero allá encontró lo que buscaba, buenos profesores de izquierda que le enseñaron a distinguir lo que sí de lo que no ('lo que es ciencia del contrabando ideológico de la derecha') y a preparar las armas con las que cumplir su misión”. Allá nacieron sus dos hijos. Nicolás primero y Andrés detrás, casi juntos. Su matrimonio duró poco. De regreso a Chile se separaron y los niños comenzaron a pasar tiempo en ambas casas. Luego, señala el perfil, se enamoró perdidamente de una karateca que lo dejó de un día para otro. Sufrió hasta el punto de tener que buscar apoyo en una terapia psicológica, “de donde salió más trabajado, más consciente, menos dramático pero tan soberbio”, agrega el relato. “Es agotador para mis hijos y para mis parejas hablar siempre con el oráculo”, ha declarado. 

Jessica fue segunda esposa, también economista y militante de izquierda. De ese matrimonio nació su hijo menor, Juan Diego. Esta vez él la dejo porque dejó de sentirse enamorado.

En la actualidad tiene una nueva pareja, Bernardita Piedrabuena, diecisiete años menor, economista, hija del ex fiscal nacional, Guillermo Piedrabuena y actual coordinadora de Mercado de Capitales y Finanzas Internacionales del ministerio de Hacienda.

 

EVALUACIÓN JULIO DE 2014

Según la encuesta Adimark del mes de julio, publicada el 7 de agosto de 2014, el ex ministro Eyzaguirre fue secretario de Estado peor evaluado del gabinete bajando 5 puntos porcentuales su nivel de apoyo, alcanzando así un 50% de rechazo y un 44% de aprobación. Con estas cifras por primera vez el ministro presenta un nivel de desaprobación mayor al de la aprobación.

De acuerdo al sondeo, “el mayor deterioro respecto a las reformas es la percepción de que ellas se lleven efectivamente a cabo. Por ejemplo, respecto a la Reforma Educacional, ahora sólo un 34% opina que el gobierno será capaz de llevarla a cabo”.

“Las reformas, tributaria y educacional, si bien logran mantener los niveles de aceptación, aparecen ahora menos factibles para la población, un reflejo del complejo diálogo y negociación que marcó el pasado mes de julio”, concluye.

 

INTERPELACIÓN

Dos horas y 50 minutos y casi 20 preguntas fueron parte de las cifras de la interpelación realizada la tarde del miércoles 26 de noviembre de 2014 al entonces ministro de Educación. El ex secretario de Estado -quien fue el tercer miembro del gabinete de Michelle Bachelet en ser citado a la Cámara bajo este mecanismo- debió responder una a una las preguntas que le realizó la diputada de la UDI María José Hoffmann. Tras el interrogatorio Eyzaguirre destacó que la oportunidad “ha sido un espacio ganado por la democracia y es una posibilidad para que el Ejecutivo y el Legislativo vean lo que es mejor”.

En esa mima línea agregó que “no siempre se hace pleno uso de esta instancia pero es una instancia republicana, por tanto, estoy muy contento de haber podido contestar todas las dudas que planteara la diputada interpeladora, y haber contestado con la mejor información”.

“Yo he contestado lo que yo pienso, no lo que ella piensa, posiblemente por eso ella no quedaba satisfecha pero yo creo haber tomado los temas que se levantaron”, aseguró a La Tercera.

Respecto a las críticas que recibió desde la Alianza por su desempeño en la sesión, consignó que “a mí lo que me corresponde es llevar adelante la reforma educacional que me encomendó la Presidenta Bachelet, hacer mi trabajo y no estar preocupándome si estoy fortalecido o debilitado, lo que importa es tratar de explicarle a la gente lo mejor posible las cosas y ser fiel a lo que hemos prometido”.

Eyzaguirre fue citado tras una solicitud de los diputados de la Alianza, quienes pedían que el ministro aclarara temas de la reforma educacional impulsada por la Nueva Mayoría, cuyo primer proyecto sobre fin al lucro, el copago y la selección, se encuentra en segundo trámite legislativo en el Senado. 

La interpelación estuvo marcada por un ambiente polarizado entre los principales bloques políticos y por un rápido desalojo de las tribunas: Menos de media hora duraron los invitados, entre los que se encontraban dirigentes, estudiantes y apoderados de distintas tendencias.

Tras un largo debate, Eyzaguirre dijo estar conforme con la posibilidad de abordar la reforma. Hoffmann, por su parte, acusó al ministro de no haber contestado las preguntas que se le formularon. 

LOS TEMAS QUE MARCARON LA SESIÓN

Reforma y cierre de colegios.- Uno de los temas que destacó en las preguntas de la diputada interpeladora fue el eventual cierre de colegios que -según la Alianza- producirá la reforma impulsada por el gobierno.

Según expuso Hoffmann, cerca de 500 establecimientos se sentirían "amenazados" por la reforma del gobierno.  "La pregunta es bien simple, ¿Por qué su reforma provoca el cierre de buenos colegios?" preguntó la parlamentaria.

Eyzaguirre respondió que "con la información disponible hasta el momento no tenemos información del cierre de colegios". Aseguró además que durante los últimos 15 años un total de 3 mil colegios han cerrado. "Lo que los ha cerrado es la competencia salvaje en que este modelo los ha metido, no la reforma", dijo.

La interpeladora citó el caso de Ximena, una profesora educadora diferencial que asegura que deberá cerrar su colegio de aprobarse la reforma en los términos que se encuentra. La docente se encontraba en las tribunas, pero había sido desalojada. Hoffmann pidió que se autorice que Eyzaguirre pudiera "mirar a los ojos a Ximena", quien trataba de mirar la sesión a través de una puerta.

"Ximena no tiene por qué cerrar su colegio, los colegios con necesidades especiales no cambian su situación. Me he comprometido a que reforcemos la mirada frente a ese mundo", aseguró el ministro.

Hoffmann también puso el caso de un colegio en Antofagasta "que pasará a ser particular pagado, donde el 90% de sus alumnos acceden a la educación superior. Con su reforma ellos ya han avisado que el 2016 pasarán a ser particular pagado".

"Es un tragedia, los niños van a perder el subsidio que se merecen. Es un buen colegio y su reforma lo va a convertir en un colegio de elite y que discrimina. ¿No previo el efecto segregador de su reforma?", dijo Hoffmann.

Eyzaguirre respondió planteando que cada año la media es de 150 colegios que cierran. "Ahora, los ejemplos que una y otra vez se citan, dado que ustedes legislaron, cuál es la razón por la que esos colegios podrían cerrar, ¿es porque no hay selección o es porque algún socio sacaba jugosas utilidades?. Yo eso lo entiendo, pero eso no es legítimo en educación en ningún país del mundo".

Deuda histórica de los porfesores.- La diputada UDI consultó al ministro sobre la situación de la "deuda histórica" hacia los profesores que fueron traspasados del ministerio a los municipios durante el régimen militar. 

¿Reconoce o no la deuda histórica de los profesores? ¿Cuál es el monto y a cuántos profesores afecta?, consultó Hoffmann.

El ministro aseguró que "yo no firmo documentos que no tengan mi convicción personal, y cuando firmé un documento es porque tenía la convicción de abordar la situación de los profesores que fueron cambiados del ministerio a los municipios". 

"Debo decirle que hay que hacer un verdadero trabajo de buzo para escudriñar los registros de la época. Hay una enorme variedad de situaciones que hay que analizar en vista de la falta de transparencia que había en la época", agregó.

Llamado a la celeridad.- Otro de los temas que marcó la sesión fue el llamado del ministro a tramitar con "celeridad" el proyecto sobre fin al lucro, el copago y la selección.

"Les propongo que avancemos de la manera más rápida posible, para que podamos ver el proyecto de carrera nacional docente, educación superior", dijo.

Ante esto, la diputada Hoffmann planteó: "Ministro los plazos se los puso usted y no está cumpliendo. ¿Cuánto tiempo vamos a tener que esperar para que los estudiantes y sus familias tengan garantías de calidad?".

"Hay materias en que el Ejecutivo puede proponer pero es el legislativo que dispone. Yo puedo hacer proyecciones pero obviamente al final el resorte lo tienen ustedes, ese es el orden constitucional de la República", dijo el ministro.

Educación superior y gratuidad escolar.- Sobre educación superior, Eyzaguirre entregó definiciones: "Las universidades deberán estar acreditadas de manera obligatoria y tendremos que conversar con las universidades sobre la base de aportes basales, que no tengamos exceso de algunos profesionales; ha habido un descuido de una planificación mínima".

Junto con esto, planteó que se tendrá que abordar el tema del costo de los aranceles universitarios.

En cuanto al fin del copago, el ministro dijo que "yo me alegro de esta voluntad de terminar con el copago, yo escuché de boca de la oposición que por qué el Estado le prohibía que los apoderados aportaran a la educación de sus hijos. parece que ahora cambiaron de opinión, qué bueno".

"El 93% de los colegios serán gratuitos al 2017, y al cabo de algunos años ya el 97% será gratuito", manifestó.

 

DEJA EL MINEDUC Y ASUME EN LA SEGPRES

En un sorpresivo cambio de gabinete y 20 días después de la renuncia del ministro de la Segpres, Jorge Insunza, quien duró un mes en el cargo, Nicolás Eyzaguirre fue sacado del Mineduc y fue nombrado ministro Secretario General de la Presidencia el 27 de junio de 2015.

loading
Fuentes de Nicolás Eyzaguirre
loading
24 Personas Relacionadas
4 Empresas Relacionadas
15 Organizaciones Relacionadas