Poderopedia

Marcel Claude

26-02-1957

Ingeniero Comercial, activista político, ex PPD. Para las elecciones de 2013 se presentó como candidato a Presidente de la República de Chile para el período 2014-2018 apoyado por el Partido Humanista y la Izquierda Unida, sin embargo no logró pasar a segunda vuelta obteniendo un bajísimo 2,81% (99,93% de mesas escrutadas) y quedando en el quinto puesto de nueve candidatos. Ex funcionario del Banco Central, desde donde salió por publicar una investigación que denunciaba la sobreexplotación del bosque nativo, creó Fundación Terram, se enfrentó judicialmente con los hermanos Zaldívar, le ganó una demanda al Estado de Chile en la Corte Interamericana de Derechos Humanos y fue fichado por Oceana, una organización ambientalista estadounidense que lo convocó para ocupar, desde una oficina en Santiago, el cargo de vicepresidente para América del Sur y la Antártica. En este puesto administraba anualmente la nada despreciable suma de 558 mil dólares. Después de tres años fue despedido en medio de controversias y acusaciones.

Marcel Henri
Claude
Reyes
Marcel Claude
26-02-1957
CHILE
loading
loading
loading
loading
loading
loading

Perfil

Ingeniero Comercial, y activista político, ex PPD. Actualmente es candidato a Presidente de la República de Chile para el período 2014-2018 apoyado por el Partido Humanista y otras organizaciones sociales.

Ex funcionario del Banco Central, saltó a la fama en 1994 luego que publicara una investigación que daba cuenta sobre la sobreexplotación del bosque nativo, estudio que le costó su puesto.

Después creó la Fundación Terram, al mando de esta organización, Claude se anotó sus principales triunfos legales en materia de libertad de expresión, uno de sus principales caballos de batalla: fue absuelto de la querella presentada en su contra por los hermanos Zaldívar, a quienes acusó de tener conflictos de interés en el marco de la Ley de Pesca, y cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado chileno por negar el acceso a la información pública respecto al Proyecto Trillium.

Después lo fichó la ONG norteamericana Oceana para que se hiciera cargo de su oficina para Latinoamérica en Chile, desde donde fue despedido en medio de controversias y acusaciones.

 

SU POLÉMICA INVESTIGACIÓN FORESTAL Y SU SALIDA DEL BANCO CENTRAL

Marcel Claude, ingeniero comercial de la Universidad de Chile y candidato a doctor en economía de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, ingresó a trabajar como Analista Económico al Banco Central en 1983, en plena dictadura de Augusto Pinochet. Su labor principal, la que desempeñó hasta 1986, era el estudio de la deuda externa latinoamericana.

Cuatro años después, luego de una estadía en el extranjero y tras el regreso a la democracia, regresó a la institución emisora, desempeñándose como analista económico de la Dirección de Estudios y en la unidad Asesora de Política Económica.

Corría el año 1992 y Claude tenía una activa participación en política como presidente de la comisión económica y secretario ejecutivo de la comisión programática del Partido por la Democracia (PPD). Su perfil de Wikipedia señala que renunció a este partido “debido a profundas discrepancias ideológicas”.

Pero fue en 1994 cuando el controvertido economista saltó a la fama, luego que publicara, en su rol de director de estudio de cuentas ambientales del Banco Central, una investigación que daba cuenta sobre la sobreexplotación del bosque nativo. En la polémica, que le costó el puesto en 1995 (algunas fuentes señalan que renunció), uno de sus blancos era el grupo Angelini, uno de los mayores conglomerados empresariales de Chile y América del Sur y propietarios de la mayor masa forestal del país.

El informe, oficial según él y preliminar según el instituto emisor- presentaba un panorama desalentador de extinción del bosque nativo chileno dentro de los próximos 30 años. Dicho estudio, que fue rechazado ese año por el Instituto Forestal, el Ministerio de Agricultura y Corma, incluía además la pesca y la minería y consignaba que el desarrollo chileno no era sustentable.

 

TERRAM, SU ENFRENTAMIENTO CON LOS ZALDÍVAR Y SUS TRIUNFOS JUDICIALES

En 1997, tras su salida del Banco Central, crea la Fundación Terram con el objetivo de realizar estudios destinados a promover el desarrollo sustentable en Chile. 

Al mando de esta organización, Claude se anotó sus principales triunfos legales en materia de libertad de expresión, uno de sus principales caballos de batalla. Primero en agosto de 2006, cuando el juez Alejandro Madrid lo absolvió de la querella que habían presentado en su contra los hermanos Andrés y Adolfo Zaldívar cuando los acusó a ellos y su familia en 2002 de tener intereses comprometidos durante la tramitación de la Ley de Pesca, eran accionistas de Eperva, empresa pesquera ligada al grupo Angelini. Y después en octubre , cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado chileno por negar el acceso a la información pública respecto al Proyecto Trillium, una demanda que Claude impulsó desde 1998.

Dejó Terram en 2003 para asumir la conducción regional de Oceana y como lo informó La Nación en 2004, delegó a su delfín, el economista Rodrigo Pizarro, la dirección de Terram, pero se reservó para sí la presidencia del directorio de esa ONG, cargo desde donde vigilaba la concreción de los proyectos que esta entidad realizaba para la Fundación Ford, entre otras instituciones norteamericanas.

En 2007 se desempeñó como Director del Departamento de Investigación de la Universidad Arcis y como Profesor de Desarrollo Económico y Economía de los Recursos Naturales en la Escuela de Gobierno y Gestión Pública del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile.

En 2009 fue elegido director del Área de Estado, Economía y Gestión de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Es también consultor de organizaciones sindicales, particularmente del Sindicato Unificado de Trabajadores División Andina de Codelco y Sindicato de Supervisores de Codelco Andina.

 

SU LLEGADA A OCEANA Y SU POLÉMICA SALIDA

Fue militante socialista y PPD, después se desilusionó de la política. La agudeza de sus críticas y seriedad de sus análisis económicos lo transformaron en el favorito de los medios de comunicación e hicieron que Oceana, una organización ambientalista estadounidense recién fundada y con un sólido respaldo financiero, se fijara en él y lo convocara en 2003 para ocupar, desde una oficina en Santiago, el cargo de vicepresidente para América del Sur y la Antártica, donde anualmente administraba la nada despreciable suma de 558 mil dólaresfinanciamiento que provenía de diversas instituciones estadounidenses, entre las que destacan la The Rockefeller Brothers Fund y The Turner Foundation.

Casi en forma paralela a su llegada a Oceana, Claude asume la presidencia de Fundación Representa, corporación creada el 3 de septiembre de 2003 como la “pariente pobre de Oceana”, como la califica La Nación, con el objetivo de transformarse en "un centro de pensamiento y acción pública independiente, que promueve iniciativas de la sociedad civil para revitalizar las ideas de justicia social, desarrollo sustentable. Profundización de la democracia y fortalecimiento de la ciudadanía, según estipula su declaración de principios", pero para esos objetivos, añade el diario, cuenta sólo con el aporte de sus socios y algunos recursos que provee el propio Claude.

En 2004 se vio envuelto en una dura polémica por la frustrada visita a Chile del entonces diputado boliviano y líder cocalero Evo Morales, a quien había invitado al seminario "Océanos, América del Sur y Desarrollo Sustentable", pero ante las numerosas críticas del ambiente político debió suspender su viaje a Chile.

Durante esa época el economista, ex jefe del Proyecto de Cuentas Ambientales del Banco Central en los años 90’, era la voz más influyente en temas medioambientales, y no vacilaba en enfrentarse al Presidente o a quien fuera en sus críticas al modelo de desarrollo que había asumido la Concertación.

Su perfil de Wikipedia señala que “durante su gestión (en Oceana) se dieron a conocer en Chile y en América Latina, las prácticas destructivas de métodos de pesca, la sobreexplotación de todas las especies marinas comerciales en las costas chilenas”.

Pero las cosas cambiaron abruptamente en el 2006, año en que fue despedido en medio de polémicas. La prensa de la época señaló que la organización estadounidense consideró que los objetivos de Claude eran cada día más políticos y no tenían mucho que ver con los objetivos de la fundación que era proteger los océanos y los recursos marinos.

Un antiguo colaborador de Oceana declaró a La Nación en 2006 que, antes de que Claude fuera obligado a dejar la dirección de la fundación, “en sus días pletóricos, solía iniciar su jornada pronunciando ante su equipo la siguiente frase: ‘Hoy voy a lustrarme los zapatos con Ricardo Lagos’. Otras veces, coincide otro, el destinatario de la sentencia era el ex ministro de Hacienda Nicolás Eyzaguirre”.

El matutino agrega que capítulos como la “presencia del economista en la toma de los ‘pingüinos’ del Instituto Nacional o la asesoría que brindó a los sindicatos de Minera Andina durante la negociación colectiva de esa compañía”, terminaron por convencer a Oceana de que Claude no estaba destinando todas sus energías a la fundación.

Consignan que lo que más molestó a los ejecutivos estadounidenses es que el economista habría utilizado la seguridad financiera que le daba su cargo para impulsar sus propias causas, lo que a su juicio explica que más de la mitad de la plantilla de profesionales estaba integrada por periodistas.

El balde de agua fría para el ex encargado del proyecto de cuentas ambientales del Banco Central, lo dio a conocer el vicepresidente ejecutivo de Oceana, Jim Simon, a través de una nota de prensa distribuida por la agencia de comunicaciones Extend (una de las empresas de comunicación estratégica más grande del país, fundada por María de la Luz y Pilar Velasco, hijas del ex ministro concertacionista y empresario con negocios en Cuba, Belisario Velasco), la cual tomó el control de las relaciones públicas para Chile, situación que no estaba en conocimiento de Claude.

Fue así como el día en que los estadounidenses lo querían notificar de su despido, él se atrincheró en su oficina del Parque Bustamante, negándose devolver las llaves, argumentando que Oceana Internacional no era su empleador y que no tenía intención de entregarles la oficina, donde se agazapó junto al personal que trabajaba con él.

De esta forma se inició una pugna con los estadounidenses que llevó a Marcel Claude a presentar una querella por allanamiento de morada.

Sin embargo, lo que parecía confuso, no lo era tanto. ¿Cómo es que los superiores de Marcel no podían sacarlo y lo que es peor, fueron demandados por entrar a un inmueble que ellos mismos financiaban? Básicamente debido a que nunca se creó la fundación y todo era administrado por Servicios Profesionales Medioambientales Marinos Limitada, u Oceana Limitada, la empresa cuyo socio mayoritario era nada menos que el controvertido economista.

Sobre su salida de Oceana, Claude declaró a revista El Periodista que fue "por una visita que hicieron enviados de CELCO a Washington, donde se reunieron pocos meses antes. Si posteriormente al fin de mi desempeño, Oceana cambió de postura, y dijo querer negociar, llegando a acuerdo con organizaciones como CELCO".

 

SU PELEA CON LOS ECOLOGISTAS

Una publicación del El Mostrador consigna que el broche de oro a su ya erosionado poder en Oceana lo puso la carta-protesta que enviaron ecologistas chilenos, quienes se sentían ofendidos por los conceptos que Claude vertía por su cercanía con la Concertación, y la presión que le consta que ejerció en Washington el norteamericano Douglas Tompkins, a quien acusa de tratar de controlar la agenda ambiental del país en su propio beneficio.

"Ellos (los ecologistas) me acusaron por haberlos acusado por corruptos, eso nunca ha sido cierto. Las diferencias que yo tengo con ellos son éticas e ideológicas. Esto, porque suscribieron una evaluación crítica sobre el modelo económico en el Foro Social de 2004 y 60 días después firmaron una carta de apoyo a Bachelet pese a que no había referencias, por parte de ella, respecto a cambiarlo", recordaba al medio electrónico en noviembre de 2006.

 

EL FRACASO DEL DIARIO UNO

Durante el año 2010, Marcel Claude fundó y dirigió el semanario Diario Uno con un insólito modelo de negocios. El economista anunciaba a los medios que la publicación sería de todos los ciudadanos que compren algunas de las muchas acciones que estaban disponibles por "sólo $10.000". Puntualizaba que "la idea es (era) crear una cooperativa o bien, una asociación gremial de consumidores de medios sin fines de lucro". Añadió que para ello harían una campaña de recolección de aportes con los ciudadanos, "ya que esta asociación gremial debería ser la dueña del diario".

Sin embargo, el proyecto que alcanzó a editar 32 ediciones, fracasó y después de seis meses desde que apareciera el primer tiraje de 20 mil ejemplares, el director del medio anunció su “cierre temporal”, porque según publicó El Periodista Online, “todo el esfuerzo financiero de solventar esta iniciativa se ha sustentado en el endeudamiento de una sola persona que hoy supera los 25 millones de pesos”.

Tras su cierre, Claude debió enfrentar dos demandas de trabajadores, quienes lo acusaron de despido injustificado y el no pago de previsiones. Denunciaron además que se enteraron del cierre del periódico sólo por medio de su propia editorial y que no se les comunicó la noticia personalmente.

En su defensa, el activista político contestó la demanda señalando que no existía un vínculo laboral con los demandantes, quienes “formaron parte de un proyecto, no en calidad de trabajadores, sino que en calidad de colaboradores y cofundadores". Agrega en su declaración que "cada persona realizaba su trabajo en el momento que quisiera, nunca existió horario, ni existió alguna jefatura, que diera las órdenes. Todos los integrantes eran total y absolutamente autónomos, solo se compartían ideas para tratar de sacar adelante esta iniciativa común. Así sólo existió animus societatis, y específicamente, la intención de llegar a conformarse jurídicamente como una cooperativa, fin último conocido por todos los integrantes y por gente del medio, de tener un diario de dominio colectivo", puntualizó.

Una de las irregularidades que denunció el editor del periódico, Iván Valdés y que fue publicada en El Ciudadano, guarda relación con "la poca transparencia con la utilización de los fondos del periódico. La empresa periodística debía constituirse en una cooperativa donde las organizaciones sociales pudiesen tener participación directa en la propiedad". Marcel Claude, argumenta, "vendió bonos de cooperación a posibles socios que arrojó una recaudación que no ha sido justificada". Se supone que estas personas iban a ser parte de una cooperativa que sería la propietaria del medio de comunicación. Lo cierto es que más de 400 personas pagaron dicha plata y la cooperativa nunca se realizó. El señor Claude hasta ahora (fecha de la publicación) no da cuenta de lo que hizo con esos dineros”, denuncia el ex editor.

 

CANDIDATO PRESIDENCIAL

El actual director y articulista de El Rastro, lanzó oficialmente a fines de enero de 2013 su candidatura presidencial en un "Encuentro Ciudadano Programático" en el Cine Arte Alameda, en el que participaron varias organizaciones sociales y políticas. En entrevista con CNN Chile, Claude abordó el origen de su candidatura, expresando que "esto se construye a partir de lo que fue la movilización estudiantil del 2011”.

Apoyado por el Partido Humanista, oficializada en marzo de 2013. Luego se sumó la Izquierda Unida (IU) y  movimientos políticos como el MAIZ,  la Nueva Izquierda Universitaria (NIU), la Unión Nacional Estudiantil (UNE), el Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez y la Red Libertaria, entre otros, los que se agruparon en el pacto "Todos a La Moneda".

El 12 de agosto inscribió oficialmente su candidatura y el 26 de septiembre realizó un masivo acto de apertura de campaña en el Teatro Caupolicán.

Finalmente el 17 de noviembre de 2013 no logró pasar a segunda vuelta obteniendo un bajo 2,81% (99,93% de mesas escrutadas). El entonces candidato presidencial lamentó los resultados de la jornada electoral en la que alcanzó el quinto lugar en la carrera por el sillón presidencial.

El economista señaló que se sienten contentos por lo que han logrado hacer, “pero también entendemos que no logramos ese tremendo cambio en la conciencia política de los chilenos”. A esto agregó que “no logramos llevar a los jóvenes a votar, prefirieron quedarse en casa. Esa es una de las dificultades que hemos enfrentado”.

“No eran menores estas dificultades, teníamos pocos recursos, baja cobertura, y sobre todo las dificultades que enfrenta una sociedad cuando está extremadamente sometida, arrinconada por formas culturales de hacer política que costará mucho cambiar”, aseguró.

 

EVITA RECLUSIÓN POR NO PAGO DE PENSIÓN ALIMENTICIA

El miercoles 5 de junio de 2013, Claude iba a ser arrestado por funcionarios de la PDI por el no pago de 16 millones 384 mil 284 pesos adeudados a su ex pareja por pensión alimenticia. El Primer Juzgado de Familia, había determinado el 28 de mayo de 2013, 15 días de arresto nocturno por dicha deuda, según informaciones de "Teletrece" republicadas por Emol.

El candidato aclaró la polémica relatando a los funcionarios que había pagado parte de la deuda y que no había sido informado de la decisión de tribunales. Tras demostrar este pago, de todas formas iba a ser arrestado para pernoctar en el centro de reclusión Manuel Rodríguez, de Ñuñoa, ya que aún adeudaba cerca de 4 millones de pesos. Por esta razón, debió recurrir a un tercero para hacer el giro vía internet a su ex pareja para superar el problema y zafar del arresto.

"En realidad es una deuda de ella conmigo, pero eso es otra cosa (...) Esto es incómodo", señaló escuetamente el candidato al ser abordado por la prensa. En la tarde salió del paso aclarando la polémica: "Soy un chileno como todos, que tiene problemas de deudas".

 

DEUDAS DE CAMPAÑA

Al día siguiente de las elecciones, el candidato del Partido Humanista lamentó la mala situación económica en la que lo dejó su campaña a La Moneda. "Ni les explico, faltan 150 millones para cubrir todas las deudas", manifestó el economista en su cuenta de Twitter. "Lo perdí todo con esta campaña", añadió de forma aún más explícita el candidato.

Una vez terminadas las campañas los candidatos deben presentar un balance de gastos que, tras ser evaluado por el Servel, permite que se les devuelvan alrededor de 690 pesos por cada voto obtenido. Con el escueto 2,81 por ciento de votos que alcanzó en la elección presidencial -que se traduce en 184.906 sufragios-, Claude debiera recibir más de 127 millones de pesos desde el Servicio Electoral.

 

"CREEMOS QUE PUDO HABER FRAUDE"

Tras su derrota electoral, Claude en una gira por Europa planteó en declaraciones a un medio alemán, que cree que es posible que se haya producido "fraude" en las elecciones del 17 de noviembre de 2013.  Según consignó Deutsche Welle en español,  el ex candidato afirmó en entrevista que "hemos barajado esa posibilidad. Nosotros creemos que pudo haber existido fraude. Ahora, no un fraude donde nos hayan quitado las elecciones o nos hayan dejado fuera de la segunda vuelta". "Pero creo que es perfectamente posible que haya existido fraude, porque no hubo observadores internacionales y el Servicio Electoral tiene 180 funcionarios, por lo que el conteo de votos estaba en mano de una empresa externa", agregó. 

Ante la consulta de qué tipo de fraude podría haberse dado, aduce que "sabiendo que Chile es un país corrupto y conociendo que podía ser peligroso que una candidatura como ésta se acercara al 10 por ciento, y nosotros creemos que habría llegado a esa cifra, a lo mejor alguien se interesó en que no subiéramos del 3 por ciento".

"Yo creo que se habla de eso y hay sentido y razón, sobre todo cuando tienes una candidatura que cierra con 50 mil personas en la calle, mientras que la que gana no lleva ni a cinco mil. Ahí uno dice “acá hay algo que no cuadra”. Y eso que no cuadra va a permanecer por siempre porque no tenemos ningún elemento para poder demostrar y chequear que efectivamente hubo fraude o no. Pero la sospecha está y los datos permiten pensarlo", sentencia.

Luego de estas polémicas declaraciones Karen Hermosilla, ex vocera del pacto “Todos a La Moneda” y quien apoyó a Claude hasta el final, escribió en su cuenta personal de Twitter: “Por apoyar un proyecto de cambio estructural, podemos terminar apoyando a un psicótico. Yo tendré mucho más cuidado. Nunca más personalismos”. 

 

ACUSACIONES DESDE EL COMANDO

"Dineros de campaña mal ocupados, pero principalmente personalismo y diferencia en puntos de vista clave, terminaron por hartar al núcleo político que acompañaba a la candidatura del aspirante presidencial por el pacto 'Todos a La Moneda'. La fuga de militantes de la Izquierda Unida y el Partido Humanista no sólo pasó bajo cuerda durante su campaña, sino que además dejó deudas y problemas. Hoy son muchos los que no quieren volver a saber de Claude", así lo consigna El Mostrador en un artículo llamado "El Club de la Pelea: los últimos meses del comando de Marcel Claude".

La nota revela que desde el interior Partido Humanista aseguran que durante la campaña “no había capacidad de trabajo en equipo. En los últimos meses de campaña las decisiones las tomaba Marcel y su grupo más cercano, compuesto por Jorge Ramírez, su pareja Karina Oliva, Camilo Navarro y Andrés Hidalgo”. Esto provocó que el PH, "casi en bloque, se alejara poco a poco de su campaña. Desde lo económico a lo político, todo pasaba por este pequeño grupo".

“Ocupó la sede del PH como comando de campaña sin pagar un solo peso y, cuando se fue y arrendó otra sede en el Barrio Yungay, ni siquiera dio las gracias”, asegura a ese medio un miembro de la colectividad. Donde agrega que "se sintieron pasados a llevar" y es que desde meses antes el dicho partido venía haciéndose cargo de un gran problema: "el pago de la pensión alimenticia a la ex esposa de Claude y previsiones impagas a ex colaboradores del Diario Uno, que fueron cancelados con dineros destinados a la campaña", aseguran.

 

"GASTOS EXTRAS"

El mismo artículo añade que "entre los meses de marzo y abril de 2013, el Partido Humanista canceló cerca de tres millones de pesos relacionados a previsiones impagas a trabajadores del desaparecido Diario Uno, por lo cual Claude estaba demandado. Lo hicieron porque no querían más problemas y porque afectaba la imagen de una candidatura que por aquella fecha subía mediáticamente como la espuma. Claude debía hacerse cargo del dinero desembolsado por el partido, pero este nunca fue devuelto".

A renglón seguido se añade que "en junio, vino la deuda por pensión alimenticia y fue el PH quien nuevamente se hizo cargo. El pago de $4.000.000 fue el monto acordado para que el candidato no fuera detenido. Lo cierto es que la colectividad humanista venía desde hacía aproximadamente un año haciéndose cargo mensualmente del pago de la pensión, gasto que canceló hasta octubre de 2013, fecha en la cual pocos quedaban en el barco de Claude. Le pidieron que no devolviera nada. 'Lo tomamos como el término de la relación'", expresan ex colaboradores ligados al Partido Humanista a El Mostardor.

"Ex colaboradores de la candidatura aseguran que las actuales deudas que el candidato mantiene fueron sólo por una mala –o más bien ausencia– de estrategia. “Marcel hizo la proyección sobre un millón de sufragios y sacó menos del cuarto de esa votación. El piso eran 430.000 votos, que fue la votación que obtuvo Jorge Arrate. El déficit que hoy mantiene Claude es extra campaña y corresponden a deudas propias y gastos jurídicos que él mismo contrajo”, argumentan las fuentes a dicho medio.

 

 

loading
Fuentes de Marcel Claude
loading
0 Personas Relacionadas
3 Empresas Relacionadas
11 Organizaciones Relacionadas