Poderopedia

Juan Ignacio Piña

05-12-1973

Abogado (40) de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Doctor en Derecho de la Universidad de Navarra. Cercano a la derecha y al Opus Dei, el 6 de marzo de 2014 el ex presidente Sebastián Piñera lo nombró presidente del Consejo de Defensa del Estado (CDE), cinco días antes de terminar su mandato. Antes de ser nombrado, Piña se desempeñó como subsecretario de Justicia y luego como ministro (s) de la misma cartera. Algunos de las defensas emblemáticas que asumió como abogado está la del ex senador DC Jorge Lavanderos, acusado por abuso sexual de menores; la del ex alcalde de Coquimbo y actual diputado Pedro Velásquez acusado por fraude al fisco; y la defensa de Marco Antonio Pinochet, hijo de Augusto Pinochet, y su esposa María Soledad Olave, quienes fueron acusados de delito tributario por el ministro Carlos Cerda, quien investigaba las cuentas del general (R) en el Banco Riggs.

Juan Ignacio
Piña
Rochefort
Juan Ignacio Piña
05-12-1973
CHILE
loading
loading
loading
loading
loading
loading

Perfil

Un perfil publicado por Revista Qué Pasa el 27 de marzo de 2014 da cuenta de la trayectoria y redes del nuevo presidente del Consejo de Defensa del Estado (CDE).

La publicación señala que el abogado de 40 años defendió en 2007 junto a sus socios Francisco Cox y Matías Balmaceda, al entonces alcalde de Coquimbo Pedro Velásquez -actual diputado- quien fue condenado por fraude al fisco al pago de $165 millones y a 300 días de pena remitida. Durante ese tiempo,  Piña y sus colegas debieron enfrentarse en los tribunales al CDE, organismo que persiguió la responsabilidad penal del ex edil, y que ahora por decisión del ex presidente Piñera, Juan Ignacio Piña preside desde el 6 de marzo de 2014.

Desde ese día el abogado cumple un rol  opuesto al que tuvo mientras representó a Velásquez: defender los intereses del Fisco. 

Sin embargo y como señala la publicación, no es primera vez que el presidente más joven que ha tenido el CDE, está en ese rol: en 2006, junto a José Ramón Correa, defendió a Marco Antonio Pinochet y su esposa María Soledad Olave por delito tributario en el caso Riggs, causa en la que el CDE también era parte y de la que los sobreseyó.

 

ABOGADO DE DERECHA

El nombramiento de Juan Ignacio Piña fue uno de los últimos que realizó Piñera antes de dejar su mandato. El ahora ex presidente anunció al reemplazante de Sergio Urrejola sólo cinco días antes de dejar La Moneda el 11 de marzo de 2014.

El abogado había llegado a trabajar al Estado en enero de 2013, cuando fue designado subsecretario de Justicia. Luego fue ministro durante cuatro meses, cuando subrogó a Patricia Pérez tras su embarazo y su larga licencia médica.

Piña es abogado de la UC, doctor en Derecho Penal por la Universidad de Navarra y ex profesor de la Universidad de los Andes. Además fue becario de la Deutscher Akademischer Austauschdienst (DAAD) en Alemania.

Es casado con la también abogada y profesora de la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez María José Naudon, hija del ex secretario general de RN en la década de los ’90, Alberto Naudon, con quien tiene siete hijos.

Qué Pasa publica que antes de su nombramiento en el CDE le ofrecieron ser parte tanto de RN como del movimiento político Amplitud, pero optó por seguir como independiente de derecha.

Piña también ha sido profesor honorario de la Universidad de Huánuco (Perú); profesor del Magister en Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado; académico del Magister en Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Talca, y profesor del Magister en Derecho Penal Económico de la Universidad Diego Portales.

Fue consejero del Colegio de Abogados de Chile por el período 2011-2014, director del Instituto de Ciencias Penales de Chile, y miembro permanente de la Comisión de Ética y Códigos de Buenas Prácticas Profesionales del Colegio de Abogados.

 

SU TRABAJO EN EL MINISTERIO DE JUSTICIA

Su perfil da cuenta que mientras estuvo en Justicia, como ministro debió terminar varias de las tareas pendientes que dejó Patricia Pérez. Una de ellas fue lograr la aprobación en el Senado de los ministros Andrea Muñoz y Carlos Aránguiz para ascender a la Corte Suprema. El caso de Aránguiz, ex juez del caso coimas que en 2002 involucró a cinco ex figuras del oficialismo, fue el más complicado: históricamente, el candidato de la Concertación ha sido Carlos Cerda, quien investigó causas de derechos humanos y persiguió a los Pinochet en el caso Riggs.

Otra de las labores en que trabajó junto a Pérez fue nombrar, por primera vez en más de veinte años, a un director de Gendarmería que no viniera del mundo civil, sino desde dentro de la institución. Si bien la primera designación de Piñera fue la del ex defensor público Luis Masferrer, quien renunció para ser candidato a diputado por RN, con Pérez y Piña asumió el coronel Marcos Fuentes.

Pero la marca que dejó Piña en el ministerio fue liderar la comisión de académicos y penalistas que  elaboró el proyecto de nuevo Código Penal. La publicación agrega que fue en esa instancia donde conoció a Sebatián Piñera, con quien tuvo varias reuniones bilaterales sobre el tema.

El proyecto fue enviado por el ex mandatario al Congreso el 10 de marzo, un día antes de dejar el cargo. Pero ocho días después, el nuevo ministro de Justicia, José Antonio Gómez, no descartó supender o modificar el texto por tener “diferencias ideológicas" y agregó que había advertido a su antecesor que no debían presentarlo.

Piña salió prontamente a desmentirlo en una carta a El Mercurio del 20 de marzo: “Me parece necesario hacer presente que jamás, ni en las conversaciones formales de traspaso ni en las escasas conversaciones informales que tuvimos, el señor José Antonio Gómez siquiera me sugirió no presentar el Proyecto de Ley del Código Penal que pretende reemplazar el Código de 1874”.

 

SUS AMIGOS

Un cercano a Piña lo define en la revista de Alvaro Saieh como alguien transversal. “Tiene amigos de todos los sectores”, dice. Entre ellos, además de Balmaceda y Cox, sus socios en el estudio, está Jorge Nazer, su amigo desde el colegio tanto en los Sagrados Corazones de Alameda como de Manquehue y su ex socio en Grupo Alto, empresa que fundaron en 2003 para perseguir el robo hormiga en el retail. Piña debió vender el 30% de su propiedad cuando asumió como subsecretario.

Que Pasa añade que Nazer también fue parte del gobierno de Piñera como director de la División de Seguridad Pública del Ministerio del Interior. Pero a diferencia de Piña, duró muy poco en el cargo y a los siete meses volvió a la empresa privada.

Dentro de sus amigos también se encuentran el nuevo ministro de la Corte de Apelaciones Jaime Balmaceda; el ex juez del caso bombas Luis Avilés; el productor de cine Diego Valenzuela, el penalista Miguel Chávez; el pintor Totoy Zamudio y, entre otros, el DC Guillermo Larraín, ex superintendente de Valores y Seguros y recién nombrado vicepresidente del BancoEstado.

 

CERCANO AL OPUS DEI

Qué Pasa consigna que si bien académicamente Piña ha estado siempre ligado al Opus Dei, no es parte del movimiento, aunque sus hijos estudian en los colegios ligados a La Obra Tabancura y Los Andes.

De hecho, añade la revista cercanos a él  cuentan que en algunos temas valóricos  -no en el aborto, al que se opone en todas sus formas-, es mucho más “progresista” de lo que se cree. Así como “no le complica el matrimonio igualitario”, es contrario a la legalización de la marihuana no por un tema ideológico, sino porque considera que aún no están las condiciones ni la institucionalidad para hacerlo. 

A renglón seguido agregan que en el entorno de Piña dicen que él mismo bromea con su situación. “Es tanto lo que le preguntan, que dejó de desmentir hace rato que es Opus Dei”, comenta un amigo sonriendo. Jorge Nazer señala que “De Opus Dei tiene muy poco y de conservador, nada”.

 

CASOS EMBLEMÁTICOS

Su primer trabajo tras egresar de la PUC fue como abogado de la Minera El Tesoro del grupo Luksic. Luego se especializó en el área penal.      

En 2003,  junto a sus socios Francisco Cox y Matías Balmaceda tomaron la defensa del entonces senador DC Jorge Lavanderos, acusado por abuso sexual de menores. Qué pasa consigna que Piña “fue el último en entrar al equipo. Había llegado hacía poco del doctorado en España y trabajaba en el estudio de su suegro Alberto Naudon. Se hizo cargo de lo más dogmático de la causa mientras Cox y Balmaceda litigaban en el juicio”.

En 2006, en tanto, agrega la publicación, recibieron en el estudio el caso de Marco Antonio Pinochet, hijo de Augusto Pinochet, y su esposa María Soledad Olave, quienes eran acusados de delito tributario por el ministro Carlos Cerda, quien investigaba las cuentas del general (R) en el Banco Riggs.

Qué Pasa añade que Cox quien es de centroizquierda y fue abogado de Human Rights Watch, dijo que no estaba dispuesto “a defender a un Pinochet”, mientras que Piña accedió.

Por su estudio pasaron varios otros juicios emblemáticos: como el caso del ex alcalde Velásquez; la defensa de Sor Paula, la ex superiora de la Congregación de las Ursulinas por presuntos abusos sexuales; la querella por lavado de activos en contra de La Polar en representación del Banco Santander y el caso del ejecutivo del Banco Central Enrique Orellana. En este último proceso, Piña sólo alcanzó a estar en la primera etapa (coincidió con su ida a Justicia),  y no cuando fue absuelto de la acusación de abuso de sus hijas.

También, Piña junto a Cox defendieron con éxito a Juan Cristóbal Costa, ex gerente de exportaciones y miembro del directorio de B. Braun Medical S.A. acusado por la muerte de seis niños en el caso del suplemento alimenticio ADN.

Un caso por el que en España publicaron un artículo en un libro de derecho, titulado “Consideraciones sobre la vigencia del principio de confianza en la imputación en el seno de la empresa”, que se basaba en el fallo.
 

loading
Fuentes de Juan Ignacio Piña
loading
4 Personas Relacionadas
2 Empresas Relacionadas
11 Organizaciones Relacionadas