Poderopedia

Ciro Colombara

Abogado de la Universidad Católica de Chile (1993), fue militante del PPD hasta 2012. Socio del estudio jurídico Rivadeneira, Colombara, Zegers, abogados que defienden transversalmente a varios políticos y empresarios involucrados en casos de delitos tributarios, en el financiamiento ilegal de campañas políticas y en otros como Caval. Amigo de Guido Girardi, fue parte de las dos campañas presidenciales del líder el PRO Marco Enríquez-Ominami y el 21 de octubre de 2015 asumió oficialmente su defensa en la arista SQM. Defiende además al síndico de quiebras Herman Chadwick Larraín en el caso Caval. Ha sido defensor de políticos de la UDI y RN, quienes lo conocen destacan su excelente manejo con los medios y con las esferas de poder; también la confianza y lealtad que genera en sus clientes. “Es capaz de defender a ME-O mientras era diputado en una querella por injurias en contra del alcalde de Quillota; a Jacqueline van Rysselberghe (UDI) en la acusación constitucional que presentó un grupo de parlamentarios de la Concertación. O a Lily Pérez (RN) por problemas en su rendición de cuentas en 2004 y por amenazas antisemitas el 2009, mientras en paralelo era asesor de Carlos Ominami (PRO), que competía con ella por la senatorial en la Quinta Cordillera”, señaló a El Mostrador un abogado que ha seguido su trabajo. Ciro Colombara tiene un postítulo en Criminología en la PUC (1993). Visiting Scholar en Washington College of Law, American University, Estados Unidos (2013).

Ciro
Colombara
López
Ciro Colombara
CHILE
loading
loading
loading
loading
loading
loading

Perfil

Agudo, hábil, influyente y bien conectado. Sus pares definen a Ciro Colombara López (47 años) como uno de los penalistas más exitosos de su generación, con una alta tasa de litigios ganados y durante tres años consecutivos incluido en el prestigioso ranking internacional Chambers and Partners por su desempeño en casos de delitos “white collar” (de cuello blanco), así comienza su extenso perfil publicado por revista Qué Pasa.

Ha defendido a políticos de la UDI y RN, es amigo y ha representado a Guido Girardi. Ingresó a la UC a estudiar Leyes y su profesor de Derecho Canónico, Patricio González Marín, lo llevó como procurador al estudio del que era socio junto al penalista y constitucionalista Ricardo Rivadeneira, uno de los fundadores de RN y padre de Ignacio, y Rodrigo Zegers, penalista de la U. de Chile.

Siguió trabajando en la oficina después de egresar, fue jefe de procuradores y allí logró potenciar aún más sus redes. Rivadeneira fue jefe de gabinete del ex presidente Sebastián Piñera; Zegers es un hombre de la Concertación, y en ese mismo estudio trabajó en el área ambiental Ana Lya Uriarte, la ex ministra de Medio Ambiente y hoy el brazo derecho de la presidenta Michelle Bachelet en La Moneda.

En 2000 emigró para crear su estudio con otro compañero de la UC: Juan Pablo Olmedo, simpatizante del PPD, liberal como él.

Quienes lo conocen destacan su inteligencia, su excelente manejo con los medios y con las esferas de poder; también la confianza y lealtad que genera en sus clientes. “Es capaz de defender a ME-O mientras era diputado en una querella por injurias en contra del alcalde de Quillota; a Jacqueline van Rysselberghe (UDI) en la acusación constitucional que presentó un grupo de parlamentarios de la Concertación. O a Lily Pérez (RN) por problemas en su rendición de cuentas en 2004 y por amenazas antisemitas el 2009, mientras en paralelo era asesor de Carlos Ominami (PRO), que competía con ella por la senatorial en la Quinta Cordillera”, señaló a El Mostrador un abogado que ha seguido su trabajo.

“No trata de caer bien sino que se mueve bien, lo que es distinto. Si está frente a una persona de extrema derecha no va a cuestionarlo, porque no anda emitiendo juicios de valor. Es súper tolerante. No va a ocultar tampoco que está a favor del matrimonio homosexual”, agrega.

En 2009 el estudio, que contaba con casi 20 abogados, se desarmó. Colombara soñaba con una megaoficina y otros de los socios –Francisco Bartusevic, Ignacio Melo y Juan Ignacio Erbetta– no compartieron la idea. Alguna vez, buscando allegar contactos políticos, Colombara invitó al ex ministro socialista José Antonio Viera-Gallo, quien permaneció tres meses como consultor y se fue.

Al separar aguas, algunos crearon su propia oficina. Olmedo se mantuvo hasta 2011 en el Consejo para la Transparencia. Y Colombara regresó esta vez como socio de Rivadeneira –quien ya estaba prácticamente retirado– y Zegers.

En el nuevo estudio, Colombara se llevó a Ana Lya Uriarte, la ministra de Medio Ambiente del primer Gobierno de Michelle Bachelet –y su actual jefa de gabinete–, para desarrollar el área y sumar contactos políticos. Alcanzó a estar menos de tres meses y se retiró. Algunos lo atribuyen a desencuentros con Rodrigo Zegers, penalista de larga trayectoria, simpatizante de la DC, miembro del CDE entre 1983 y 1993 que ha tenido juicios de gran connotación pública.

 

CÓMO FORJÓ SUS REDES

Como consigna Qué Pasa, mucho antes de querer ser abogado, Ciro Colombara quiso ser futbolista profesional. De niño jugó por clubes profesionales —en la UC y en la “U”—, hasta que a los 15 años sufrió una fractura de nariz que truncó sus ganas de dedicarse al deporte.

En esos tiempos vivía junto a su mamá y a una tía en el barrio Brasil y estudiaba en el Alonso de Ercilla. Quería ingresar a la Universidad de Chile porque valoraba su pluralismo y la consideraba la mejor Escuela de Derecho. Pero tuvo que optar por la Universidad Católica. Siendo el primer profesional de su familia y que, además, tenía que trabajar para ayudar a pagar sus estudios, consideró que las constantes tomas en la Chile, en pleno régimen militar, complicarían su egreso.

Era 1986 y Colombara era un personaje que no calzaba en la UC. Liberal, ateo y de clase media, en una facultad marcada por el gremialismo. Pero no tardó en formar una red de amigos que mantiene hasta hoy y que son su núcleo duro. Un grupo de conocidos abogados que fueron compañeros de curso, con los que se junta todos los meses, y que se hacen llamar “La Corpo” desde que eran estudiantes.

Entre ellos, el académico Jean Pierre Matus, el actual ministro del Tribunal Constitucional Juan José Romero y el ex presidente de Metro Clemente Pérez (DC). A esa misma generación de la UC pertenece el síndico de quiebras Herman Chadwick. No era del mismo círculo que Colombara, pero ahora lo representa en el caso Caval.

Desde esos años comenzó a forjar una de las principales características de su estilo, la capacidad de relacionarse y moverse con soltura en distintos sectores. Si bien aún hay abogados que prefieren casos que les son afines a su ideología, Colombara no tiene problemas en asumir causas diversas. Si defendió en una acusación constitucional a Jacqueline van Rysselberghe (UDI), conocida por ser una de las parlamentarias más conservadoras del Congreso, también es abogado del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), al que representa ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un caso contra el Estado chileno por no permitir el matrimonio igualitario.

No obstante su ascendencia en el poder, es con algunos personajes que Colombara mantiene una particular cercanía: Con Guido Girardi, con Carlos Ominami y su hijo Marco.

 

SU CERCANÍA CON GUIDO GIRARDI

Entró al PPD en 1988 y junto a un grupo de estudiantes de Derecho trabajó como apoderado de mesa del “No” durante el plebiscito en un colegio de la Población José María Caro. Curiosamente, pese a haber militado más de 20 años en el partido (se retiró en 2012), Colombara nunca jugó un rol activo, a diferencia del equipo de abogados PPD como Samuel Donoso, Jorge Mario Saavedra, Alfredo Morgado y Pedro Matar. Su principal papel era como asesor jurídico de Girardi, mientras este iba ganando influencia en la colectividad. Ambos se conocieron en los años universitarios y sintonizaron por coincidir en una agenda progresista: medioambiente, género y derechos ciudadanos, temas que pocos hablaban a comienzos de la transición.

Aunque según El Mostrador su cercanía se gestó por un amigo en común, el abogado ambientalista Marcelo Castillo, quien era asesor del senador. Colombara lo ayuda en algunos temas legislativos y comparten también fuera de lo profesional.

Según La Tercera, a pesar de haberlo defendido de una serie de querellas de ejecutivos de las AFP -cuando Girardi aseguró que sus directivos eran “ladrones de cuello y corbata”- la relación, que aún se mantiene, tuvo un hecho que trizó la amistad.

Sucedió en medio del caso Spiniak, cuando Girardi llevó a la televisión a un menor de edad que aseguraba identificar a políticos en las fiestas organizadas por el ex empresario. Según fuentes que conocen de la relación entre el senador y el abogado, Colombara siempre dudó del testimonio del niño, por entonces catalogado con la siglas L.Z. Por lo mismo, rechazó la idea de llevar al menor a los medios de comunicación. Las fuentes coinciden que desde ese episodio la amistad entre ambos se enfrió.

Otros medios complementan la información señalando que cuando Girardi se reunió con L.Z. lo hizo en la oficina de Colombara, en el estudio Colombara y Olmedo. Girardi ha declarado que L.Z. inventó que le regaló un par de zapatillas y que el joven llegó al Palacio Ariztía, la sede del ex Congreso en Santiago, preguntando por él, lo recibió Antonio Leal, diputado del PPD, a quien le informó que vio a políticos en una fiesta de Spiniak y Leal lo llamó para informarle. Girardi estaba reunido con María Antonieta Saa, entonces diputada del partido, y otros abogados en la oficina de Colombara, hasta donde llegó L.Z. en el auto que Girardi le envió por razones de seguridad y cuando le contó que iría a dos canales de televisión le facilitó su auto para protegerlo.

Colombara aunque para desarrollar su trabajo cultiva un bajo perfil y suele operar tras bambalinas, un polémico episodio puso todos los focos sobre él. La reunión privada que sostuvo a fines de septiembre de 2015 en casa del senador Guido Girardi con el fiscal Jorge Abbott, quien estaba en la lista corta para liderar el Ministerio Público. Colombara se ha encargado de desmentir las versiones emanadas desde la Fiscalía respecto a que él gestionó la reunión y ha dicho que asistió como asesor informal de Girardi y que sólo se hablaron temas generales y no de causas específicas.

Pero ¿qué hacía un abogado penalista que lleva, entre varios otros casos, la defensa del síndico Herman Chadwick en el caso Caval y que unos días después asumiría la representación de Enríquez-Ominami en SQM, tomando té con el futuro fiscal nacional? Ciro Colombara quedaba, por primera vez, expuesto.

 

SU RELACIÓN CON ME-O

A Carlos Ominami, en tanto, se acercó en medio del caso PGE, por desvío de recursos públicos para financiamiento de campañas políticas, que involucró al entonces senador socialista y a su hijo, Marco Enríquez-Ominami, quien por esos días era candidato a diputado. Colombara asesoró a ambos y, con los años, el abogado terminó facilitando su oficina de calle Juan Antonio Ríos como el centro de operaciones de la primera campaña presidencial de ME-O. 

Así, el socio de Rivadeneira Colombara Zegers se transformó en jefe del área de justicia durante la primera campaña presidencial de ME-O, y tras la derrota del ex diputado socialista en primera vuelta, se sumó al comando de Eduardo Frei. El penalista volvería posteriormente a formar parte del equipo en la segunda aspiración del líder del PRO para llegar a La Moneda.

Colombara llegó a representar al ex abanderado presidencial ante la justicia debido a que es requerido por la fiscalía, en calidad de imputado, luego que su ex asesor directo, Cristián Wagner, prestara servicios que presuntamente nunca se realizaron a la minera SQM. Esto, recibiendo pagos por $362 millones. Además, se revelaron correos en los que Warner le agradeció a Katherine Bischof, secretaria del ex gerente de SQM, Patricio Contesse, la colaboración del ex ejecutivo.

Antes, en 2006, Colombara fue el abogado de Enríquez-Ominami, cuando éste era diputado, en una querella criminal por el delito de injurias graves contra el alcalde de Quillota, Luis Mella. El edil acusó a ME-O de financiar su campaña parlamentaria con fondos públicos, por medio del uso de dineros del Plan de Generación de Empleos (PGE).

La trenza Girardi-Ominami vino a la memoria cuando se reveló la reunión del senador con Jorge Abbott, quien aspiraba a convertirse en fiscal nacional, en el hogar del legislador. Colombara, facilitador del encuentro, ya era un viejo conocido de quien reemplazó a Sabas Chahuán en la jefatura del Ministerio Público: cuando se investigaba el caso PGE en la V Región, Abbott era el jefe de la Fiscalía de Valparaíso.

 

DEFENDIÓ A JAQUELINE VAN RYSSELBERGHE

En el año 2010, el abogado se sumó al equipo jurídico que defendió a la entonces intendenta del Biobío, Jaqueline Van Rysselberghe , ante la acusación constitucional que presentaron parlamentarios de la ex Concertación. En ese entonces. Colombara afirmaba que sin ser cercano en términos políticos a la actual senadora UDI, consideraba que la acusación no tenía méritos jurídicos para ser aprobada en la Cámara de Diputados.

 

SUS SOCIOS EN EL ESTUDIO JURÍDICO

Rodrigo Zegers, uno de sus socio en su actual estudio jurídico, defiende a Santiago Valdés, hombre clave del entorno piñerista que fue formalizado por delitos tributarios, y a José Cox, uno de los íntimos amigos del ex Mandatario. Ignacio Rivadeneira, el tercer socio, fue asesor de máxima confianza de Piñera durante su Gobierno, quien recomendó a Zegers para que tomara como cliente al ex gerente de finanzas de Bancard y administrador electoral de la campaña del ex presidente de derecha.
 

OTROS CASOS DESTACADOS

Su primera llegada como abogado con el mundo político tiene que ver bastante con una causa que marcó su carrera en un antes y un después: haber presentado en 1997 la histórica demanda en contra del Estado de Chile en la CIDH por haber censurado la película La última tentación de Cristo, obteniendo un fallo favorable que condenó al Estado chileno y obligó a eliminar la censura previa en la Constitución. Varios parlamentarios se plegaron a esta causa y comenzaron a observar con atención la trayectoria del joven abogado.

Fue abogado de varias de las familias que se querellaron contra el laboratorio B Braun Medical. Seis niños murieron y otras 59 personas sufrieron graves daños al consumir el suplemento alimenticio Nutricomp ADN que contenía una dosis de potasio menor a la indicada en sus etiquetas. Tres ex ejecutivos fueron condenados a cuatro años de libertad vigilada por atentar contra la salud pública, pero absueltos de los cargos de cuasidelito de homicidio.

Además, ha llevado otras causas ante ese organismo internacional, como la demanda contra el Estado para revertir las condenas de los Consejos de Guerra durante el régimen militar en contra de 12 ex uniformados de la Fach, que fueron compañeros del fallecido general Alberto Bachelet, padre de la Presidenta de la República. Este caso fue fallado a favor de los demandantes hace dos semanas, decisión en la que también se cuestionó el accionar de la Corte Suprema y se ordenó que el máximo tribunal permita la revisión y posible anulación de todas las sentencias de los Consejos de Guerra.

Colombara también fue representante de los padres de los menores afectados por abusos sexuales en el colegio Apoquindo.

 

DEFENSOR DE HERMAN CHADWICK EN CAVAL

Desde mediados del 2015 Ciro Colombara es quien representa al síndico de quiebras en el negocio inmobiliario asociado al caso Caval, Herman Chadwick Larraín. Anteriormente su defensa estaba a cargo del abogado Luis Hermosilla (ver perfil). Como parte de su estrategia de defensa, el 15 de enero de 2016 Colombara presentó un requerimiento para anular la formalización de Chadwick que la fiscalía regional de Rancagua solicitó para el el 29 de enero.

En el proceso que lleva adelante el fiscal Luis Toledo, se acusa al síndico de haber obtenido "ventajas indebidas" lo que está tipificado en el Articulo 38 Libro IV del Código de Comercio. En la práctica, la justicia cuestiona un pago de $96 millones que recibió Chadwick al margen de sus honorarios por gestionar la liquidación de los terrenos en Machalí.

El escrito incluye como primer antecedente una descripción profesional de Chadwick  "Soy  abogado desde 1993. Estudié Derecho en la Pontificia Universidad Católica de Chile y obtuve un Master of Business Administración [sic] en la misma universidad en 2006. Ejerzo como síndico de quiebras desde el año 2000."

Pero en el fondo el escrito afirma que se vulnera el artículo 19 nº3 que dispone que "ningún delito se castigará con otra pena que la que señale una ley promulgada con anterioridad a su perpetración, a menos que una nueva ley favorezca al afectado".

Según la defensa de Chadwick el artículo 38 del Libro IV del código de Comercio fue "expresamente" derogado en la nueva ley de quiebras promulgada en 2014.

"El día 29 de enero próximo se me formalizará como autor de un supuesto delito, consagrado y tipificado en normas cuya aplicación es inconstitucional, pues la aplicación al caso concreto del artículo 38 de la Ley de Quiebras, en relación al artículo 12 transitorio de la Ley 20.720 y, infringe y vulneran principalmente el artículo 19 número 3, inciso octavo, de la Constitución", consigna el requerimiento de 24 páginas.

En tanto, el 27 de enero la ministra del Tribunal Constitucional Marisol Peña anunció el fallo en relación a este requerimiento. Explicó que aunque el recurso fue declarado admisible y después de los alegatos será revisado en el fondo, a partir de marzo, la suspensión de la formalización fue denegada."Esta resolución significa que la investigación criminal sigue su curso normalmente y en forma independiente de lo que va a ocurrir en este tribunal", explicó Peña.

La ministra detalló que "la sala acaba de declarar la admisibilidad del requerimiento en votación dividida, eso significa que tres estuvieron por la admisibilidad del requerimiento en las dos normas y uno de ellos solamente por una de las normas que es el artículo 38. En cuanto a la suspensión del procedimiento, la sala ha acordado no dar lugar a la suspensión con el voto en contra del ministro señor Pozo".

Por lo tanto, Herman Chadwick será formalizado el 29 de enero de 2016.


 

loading
Fuentes de Ciro Colombara
loading
8 Personas Relacionadas
1 Empresas Relacionadas
6 Organizaciones Relacionadas