Poderopedia

Camilo Escalona

15-06-1955

Político socialista, fue presidente del Senado hasta el 20 de marzo de 2013 y senador por la circunscripción 17, correspondiente a la décima región de Los Lagos hasta el 11 de marzo de 2014. Para las elecciones de noviembre de 2013 se presentó como candidato a la Cámara Alta por la circunscripción Biobío Costa. La decisión del PS de realizar primarias internas el 16 de junio de 2013 para dirimir a sus candidatos en Los Ríos y Los Lagos para las elecciones parlamentarias significó una de las peores derrotas para Escalona, quien se opuso a ese procedimiento, decidiendo no participar en ellas, sellando supuestamente su salida del Senado. Sin embargo, la DC le ofreció un cupo en la Región del Biobío Costa para participar directamente en los comicios sin necesidad de tener que pasar por primarias, lo que terminó aceptando. Aunque anteriormente había sido diputado por la zona (distrito 46, correspondiente a la circunscripción de Biobío Cordillera), el socialista no tuvo un panorama electoral favorable, pues debió enfrentarse a político locales como el senador en ejercicio Alejandro Navarro (MAS) y Jacqueline van Rysselberghe (UDI), ex alcaldesa de Concepción. Finalmente, el otrora hombre fuerte de su partido no resultó electo, ya que sólo obtuvo el 15% de los votos. Escalona, presidente del Partido Socialista durante tres períodos (1994-1998, 2000-2003, 2006-2010), presentó nuevamente su candidatura a las elecciones internas de su tienda representando a la "Nueva Izquierda" , las se realizarán el 29 de abril de 2015, y donde medirá fuerzas con Isabel Allende, la actual presidenta del Senado, quien representa a las "Grandes Alamedas", al "Tercerismo", entre otras tendencias dentro del conglomerado.

Camilo Enrique
Escalona
Medina
Camilo Escalona
15-06-1955
CHILE
loading
loading
loading
loading
loading
loading

Perfil

Camilo Escalona Medina fue presidente del Senado hasta el 20 de marzo de 2013, siendo reemplazado por el DC, Jorge Pizarro. Fue senador por la circunscripción 17, correspondiente a la décima región de Los Lagos y entre los cargos políticos que ha ocupado destaca la presidencia del Partido Socialista durante tres períodos (1994-1998, 2000-2003, 2006-2010).

Era 11 de septiembre de 1973 y un joven Camilo Escalona ya experimentaba las consecuencias de la persecución política en las primeras horas de la dictadura militar. De acuerdo a lo que él mismo contó -en una entrevista a la Biblioteca del Congreso Nacional-  el agente de Investigaciones que allanó su casa "no se portó mal", "sólo se llevó sus libros". Pronto buscaría asilo político en la embajada de Austria y antes de finalizar 1973, ya se encontraría fuera de Chile.

En ese entonces, su pasaporte llevaba la letra L, que lo habilitaba a viajar por todo el mundo, menos por Chile. En este contexto decide en 1982 ingresar clandestinamente al país, bajo la "chapa" de "Sebastián". Estuvo seis años en esta condición con el objetivo de reorganizar el Partido Socialista y las fuerzas democráticas.

Es aquí cuando comienza su compromiso acérrimo con la institucionalidad democrática, el mismo que años después le causaría roces con la Concertación y sus compañeros de partido. "Le critican su excesivo apego a lo que muchos han llamado el partido del orden, una forma de graficar la defensa excesiva del statu quo en el sistema político".

Porque si hay algo que importa en la trayectoria de Camilo Escalona es la estabilidad del país. Es su forma de hacer política. Ante las protestas en las calles, el llamado a una Asamblea Constituyente y el debate sobre la reforma tributaria, Camilo Escalona ha tomado decisiones que incluso van en contra de los acuerdos tomados en su propio partido. En las entrelíneas de sus respuestas siempre encontraremos la misma base: "Creo que debemos seguir en este camino: progresar, pero asegurando la estabilidad del país ".

Algunos aseguran que no es su historial político sino las redes clientelares en la administración del Estado las que le han permitido tomar este tipo de decisiones en su carrera.

En especial su amistad con la presidenta Michelle Bachelet, a quien blindó de toda crítica interna durante su primero periodo y de quien se ha mantendio distante en su segunda administración.

Porque su lealtad hacia la presidenta no ha estado libres de costos. De acuerdo a lo publicado por Ciper, en el congreso partidario celebrado de Panimávida en 2008 las críticas fueron directas a su persona: "Ahí ya había un ambiente tenso porque muchos pensaban que Camilo había privilegiando en los puestos claves del gobierno a gente de su línea y que era más papista que el Papa con las críticas al gobierno. Alejandro Navarro hizo sus críticas y salió decidido a fundar el MAS (Movimiento Amplio Social)", cuenta un miembro de la mesa directiva del PS.

 

SU PODER EN EL PS

El Mostrador consigna que el senador ha ejercido un liderazgo indiscutido al interior de la tienda aun cuando no ha estado a la cabeza de la misma. Desde mediados de los ’90 se convirtió en la voz del socialismo, fortaleciendo su poder durante la administración de la ex Presidenta Michelle Bachelet, hasta transformarse, a ojos del mundo concertacionista, en su factótum.

Todo esto habría sido producto del método que utilizaba para asegurarse la lealtad de sus partidarios: una red de cargos en el servicio público que fue tejiendo con el paso de los años.

El medio agrega que el poder de Escalona ha sido comentario obligado en el partido estos últimos años. Se le atribuía la capacidad de generar aliados “consiguiéndoles trabajo en el sector público”. Aún cuando casi nadie se atreve a decirlo públicamente, el método es reconocido como una especie de “modus operandi” del senador. Con el mismo que aparentemente llegó a tener tanto poder al interior del PS, donde “ha sido para bien y para mal, el dirigente más importante del partido que encabezó alrededor de 15 o 17 años. Y a diferencia de otros, Escalona ha sido el líder indiscutido de una corriente, la "Nueva Izquierda", que comenzó siendo muy pequeña, pero que creció bajo su liderazgo e influencia”, según como lo ve, ahora desde fuera, el diputado Sergio Aguiló.

 

CUESTIONAMIENTOS

Tanto poder adquirió durante la primera administración de Bachelet que efectivamente generó una fuerte alianza con la DC. Al punto que fue uno de los principales apoyos para Eduardo Frei en su intento por volver a ocupar el sillón presidencial. Sus detractores en el PS aseguran que ello se debió a la necesidad de Escalona de que la Concertación mantuviera el poder, porque “así seguía estando en sus manos”. Por lo mismo, se la jugó por la opción de Frei.

Precisamente fue durante el período 2008-2010 que su liderazgo estuvo fuertemente criticado. La inminente derrota de la Concertación pudo tener muchas causas, pero la más paradójica era el nulo traspaso de la popularidad de la entonces presidenta Michelle Bachelet a los candidatos de su coalición. Los críticos adosaban las culpas y la pérdida de la elección presidencial a la figura de Escalona.

A eso se sumó la masiva fuga de militantes del socialismo de los cuales dos fueron candidatos a la elección. Tanto Jorge Arrate como Marco Enríquez-Ominami "causaron estragos en la votación presidencial". De estas épocas de disidencia nacieron dos partidos: el Movimiento Amplio Social (MAS) y el Partido Progresista.

"Lamentablemente, la dirección de este Partido Socialista, encabezada por Camilo Escalona, confundió el ser partido con el ser gobierno", dijo Alejandro Navarro cuando renunció para fundar el MAS. Y esa es una crítica que se repitió cuando Escalona fue la figura clave para aprobar la discusión de una tibia reforma tributaria, propuesta por el gobierno de Sebastián Piñera.

En la misma semana en que ganó detractores por esta decisión, sumó otros al tratar de fumadores de opio a quienes proponen la idea de una Asamblea Constituyente para reformar la Constitución. Incluso, cuando en el congreso ideológico del Partido Socialista acordó, entre sus ideales, promover la Asamblea como un mecanismo válido de acción popular.

En su libro "Una transición de dos caras. Crónica crítica y autocrítica", Camilo Escalona no tiene puntos medios para la élite concertacionista: "el entrampamiento de la transición ha llevado a la percepción del arribo a la cúspide estatal, de un núcleo de poder escéptico, celoso y frío administrador del statu quo [...] el maximalismo que a muchos empujaba ayer a saltar al vacío tras objetivos inalcanzables se trocó en un nuevo tipo de maximalismo, el de aferrarse a lo existente a cualquier precio".

En sus propias palabras, las redes que tejió Camilo Escalona durante la primera administración Bachelet, podrían caer en la descripción de la élite concertacionista a la cual hoy pertenece. Y asimismo, el volátil comportamiento frente a la derecha, los empresarios y el mundo político tuvieron un solo objetivo: asegurar un ambiente sereno y calmo para el segundo periodo de Michelle Bachelet. Sin embargo, esto se vio truncado en mayo de 2013, la razón: su negativa a pelear en primarias internas su cupo en el Senado.

 

SE BAJA DE LAS PARLAMENTARIAS

Pasadas  las 16:00 horas del 17 de mayo de 2013 el secreto a voces que cundió por las filas del PS se hizo realidad": el senador Camilo Escalona anunció que no iría a la reelección si lo obligan a participar en una primaria convencional por un cupo en la región de Los Lagos. El Mostrador señaló que con este gesto el otrora hombre fuerte del socialismo reconoció que no pudo revertir el clima en la Comisión Política de su tienda para que no se llamara a primarias.

"Se han establecido todas las condiciones para hacer imposible mi participación en las próximas elecciones parlamentarias", anunció el parlamentario, que leyó una carta ante la prensa flanqueado por partidarios y que fue dada a conocer por radio Cooperativa.

"Teniendo yo una mirada distinta, acepté el compromiso de los presidentes de partido", que eran "primarias legales abiertas", expresó, insistiendo en su rechazo a la propuesta de las primarias no legales.

"Yo me mantengo en mi posición, soy coherente (...) no podemos tener doble estándar", señaló.

"No participaré en ningún tipo de experiencia que signifique invitar a los ciudadanos y ciudadanas a una primaria con letra chica, es decir elecciones internas. No cuenten conmigo para tales procedimientos", afirmó el entonces senador.

"Sólo por la unidad del Partido Socialista no impugnaré este proceso, en cuyo desarrollo la conducción del presidente del Partido Socialista (Osvaldo Andrade) fracasó completamente, debilitando profundamente la institucionalidad partidaria y el rol del socialismo chileno en los acontecimientos del próximo periodo. (...) Yo asumo mi responsabilidad, espero también que el presidente del Partido Socialista asuma la suya", señaló.

El senador destacó que a Osvaldo Andrade se le denunciaron "malas prácticas, actos irregulares en la X Región" y "ha hecho la vista gorda frente a la agresión verbal" que ha ocurrido en esa zona. 

"No soy socialista para tolerar y aceptar los abusos ni ser cómplice de ellos", aseveró, insistiendo en que no será "parte del procedimiento que estimo irregular". El entonces senador dejó así en manos de la Comisión Política del PS su decisión de competir nuevamente por un escaño en la Cámara Alta, algo que sucedería sólo si la cúpula del PS elegía no realizar primarias en su formato convencional, ya que no se logró acuerdo para las legales del 30 de junio para zanjar los conflictos de la plantilla.

Sin embargo, el “gallito” interno no dio resultado y el partido decidió finalmente realizar primarias en la X Región, escuchando así la petición expresa de la entonces candidata presidencial Michelle Bachelet, quien por esos días dejó ver su opinión en el marco de una actividad en terreno en la comuna de San Ramón: “Las personas quieren hacer oír su voz, no quieren que se les impongan medidas pensadas por algunos entre cuatro paredes” y precisó que sobre “las discusiones políticas” sobre las primarias –aludiendo obviamente al conflicto del PS– “no es la política que yo quiero, esa no es la política que la gente quiere”.

El Mostrador consignó que las señales que dio la abanderada distaban mucho de una intención clara para salvar o al menos ayudar a su histórico factótum, quien se bajó "con elástico" de las parlamentarias de noviembre de 2013.

El mismo medio agrega que en el PS, se sabía y se comentaba en privado que el diálogo del ex senador Escalona con la candidata y su comando de Tegualda no era tan fluido como muchos creaían y que ello se tradujo en un distanciamiento  real entre ambos.

 

LA DC LE DA UN CUPO

Pero la Democria Cristiana le ofreció su cupo en la Región del Biobío Costa para participar directamente en los comicios sin necesidad de tener que pasar por primarias, lo que Escalona terminó aceptando. Aunque fue anteriormente diputado por la zona (distrito 46, correspondiente a la circunscripción de Biobío Cordillera), el socialista no tuvo un panorama electoral favorable, pues debió enfrentarse a políticos locales, como el senador en ejercicio Alejandro Navarro, líder del Movimiento Amplio Social, y Jacqueline van Rysselberghe, ex alcaldesa de Concepción y militante de la Unión Demócrata Independiente. Finalmente, no fue electo, ya que sólo obtuvo el 15% de los votos, dando por ganadores a Navarro y a van Rysselberghe.

 

SU INTENCIÓN DE REGRESAR A LA PRIMERA LÍNEA POLÍTICA

El 9 de octubre de 2014, el ex senador presentó su candidatura para presidir nuevamente el PS. Escalona, quien representa a la "Nueva Izquierda" dentro de la tienda, deberá competir en los próximos comicios que se realizarán el 29 de abril de 2015, contra la presidenta del Senado Isabel Allende, quien representa a las "Grandes Alamedas", al "Tercerismo", entre otras tendencias.

 

loading
Fuentes de Camilo Escalona
loading
28 Personas Relacionadas
0 Empresas Relacionadas
6 Organizaciones Relacionadas