Poderopedia

Alfredo Moreno Charme

04-08-1956

Ingeniero, académico, empresario y consultor chileno, político independiente cercano a la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI). Desde el 11 de marzo de 2010 se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores del gobierno del ex presidente Sebastián Piñera, cargo que dejó el 11 de marzo de 2014. Moreno tiene una larga experiencia como director de empresas. En su trayectoria en el sector privado destaca por el rol negociador que tuvo en transacciones como la venta del Banco de Chile al grupo Luksic en 2001 y la fusión de Falabella con Sodimac en 2003. Trabajó para el grupo Cruzat, donde encabezó el área de comunicaciones de este último holding (Revista Ercilla, Radio Minería, Radio Galaxia, Revista Vea) a mediados de los 80. En la actualidad es presidente de Empresas Penta, empresa donde estuvo desde inicios de 2000. También forma parte de la mesa directiva de la Fundación Teletón. Su rol ha sido clave en el Pentagate, en cuyo marco ha liderado un equipo de crisis, donde participaban también Extend –de las hijas de Belisario Velasco, Marilú y Pilar– e Imaginacción, de Enrique Correa. Moreno lidera los directorios de las principales compañías del grupo en reemplazo de sus controladores Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín.

Alfredo
Moreno
Charme
Alfredo Moreno Charme
04-08-1956
CHILE
loading
loading
loading
loading
loading
loading

Perfil

Ingeniero, académico, empresario y consultor chileno, político independiente cercano a la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI).

Desde el 11 de marzo de 2010 se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno del ex presidente Sebastián Piñera, cargo que dejó el 11 de marzo de 2014.

Moreno ha tenido una larga experiencia como director de empresas.  En su trayectoria en el sector privado destaca por el rol negociador que tuvo en transacciones como la venta del Banco de Chile al grupo Luksic en 2001 y la fusión de Falabella con Sodimac en 2003.

Trabajó para el grupo Cruzat, donde encabezó el área de comunicaciones de este último holding (Revista Ercilla, Radio Minería, Radio Galaxia, Revista Vea) a mediados de los 80.

Moreno tuvo una consultora con sus ex compañeros de la escuela de ChicagoJuan Bilbao y Francisco Pérez Mackenna, y entre sus principales clientes estuvo Citicorp, del cual era gerente Piñera, a donde llegó después del episodio del Banco de Talca.

Ahí fue donde ambos desarrollaron una relación estrecha, la que fue alimentada por el vínculo del canciller con Carlos Alberto “Choclo” Délano (actual socio de empresas Penta) —al alero de sus cargos en el Banco Chile—, quien lo conectó con el círculo de hierro de Piñera.

 

HÁBIL NEGOCIADOR

Reconocido como un hombre afable y dueño de una inteligencia excepcional, obtuvo en su momento el segundo mejor puntaje ponderado de la PAA, fue uno de los cinco mejores alumnos de Ingeniería Civil en la UC y cursó tres años de Ingeniería Comercial en paralelo. Es recordado el 7,4 que se sacó en una prueba de Precios I con el profesor Ernesto Fontaine. Algunos alumnos averiguaban con quién iba a tomar ramos en Comercial para no seguir sus pasos, ya que las notas eran con relativa y él subía la escala.
 
Trabajólico, sus gerentes en Telermercados Europa, la empresa de reparto a domicilio, que compró con pérdidas a Andrés Navarro (Sonda) y su hermano Mario, podían quemarse las pestañas hasta la madrugada. “A veces podían dar las 12 de la noche o más. A Alfredo le da lo mismo lo que vaya a demorar un trabajo. Es extremadamente exigente y tiene una inteligencia por sobre lo normal. Ve un balance y en 30 segundos se da cuenta dónde está el problema”, recordó alguna vez Antonio Bulnes, director ejecutivo de Telemercados entre 2000 y 2007.  Moreno vendió esta empresa a un fondo de inversión logrando una gran utilidad.
 
De familia DC por parte materna, fue jefe de acción social y candidato a presidente del centro de alumnos del San Ignacio por la centroizquierda en 1973, sin éxito. Su pensamiento cambió al ingresar a Ingeniería Civil, donde conoció un modelo económico que lo conquistó. En la elección de 1989, fue encargado de comunicaciones de la campaña de Hernán Büchi y viajó a Londres a entrevistarse con expertos para aplicar sus recetas.
 
Otro rasgo que se le destaca es su gran habilidad como negociador. Fue clave en la fusión de Sodimac, de la que era director, con Falabella, en 2003. Había que poner de acuerdo a los siete hermanos Del Río, dueños de la cadena de artículos la construcción, y a cinco ramas de la familia Solari, socias de Falabella.
 
Moreno representaba a los Del Río, pero debido al conflicto que se generó entre las Solari (María Teresa, María Luisa y Liliana) con Juan Cúneo y Reinaldo Solari, porque ellos querían comprarles acciones para equiparar sus participaciones, pero a un precio que ellas estimaron bajo, Moreno ofició de mediador. Logró llegar a un acuerdo, las partes quedaron satisfechas y la fusión se concretó.
 
“Tiene un talento enorme para entenderse con la gente, para convencer a cualquiera, sin ceder. Nunca se enoja, no es confrontacional. Es duro para negociar, trata de mantener sus puntos de vista, pero lo hace de una forma siempre atenta”, asegura el economista Bernardo Fontaine, quien negoció a nombre de Falabella junto a Sergio Cardone en el proceso de fusión.
 
Pocos años antes, hizo algo similar en el Banco de Chile, cuando los Luksic decidieron aumentar su presencia a través de una OPA. Representando al pacto controlador compuesto por Penta, Juan Cúneo y Reinaldo Solari (Falabella), Consorcio (Eduardo Fernández León, Juan Hurtado y Patricio Parodi), José Antonio Garcés (Andina) y Juan José Mac-Auliffe negoció con los Luksic. Tuvo de contraparte a Francisco Pérez Mackenna, gerente general de Quiñenco, y gran amigo suyo desde su paso por Ingeniería Comercial en la UC y la Universidad de Chicago, logró que los Luksic pagaran un valor muy superior al precio en la Bolsa. Él también se benefició: había comprado acciones del banco en el capitalismo popular y por su  1% recibió US$12 millones.
 
La operación tuvo un lado menos feliz. La SVS multó por uso de información privilegiada a Délano, Lavín, Fernández León, Garcés, Hurtado, Mac-Auliffe y Parodi, porque Andrónico Luksic le reveló a un director su intención de lanzar una OPA y ellos salieron a comprar papeles. Pagaron $50 por título y diez días después le vendieron a Luksic en $60.
 
Los multados reclamaron que buscaban defender su posición de controladores, pero la Corte Suprema sostuvo que pudieron lanzar una  OPA competitiva con la de Luksic, porque los que les vendieron acciones a $50 no conocían la intención de Luksic de subir su presencia en el banco.
 
Cuando salieron de la propiedad del Chile, Moreno, Délano, Lavín, Cúneo y Solari hicieron gestiones para comprar un banco, pero no fructificaron. Falabella creó su propio banco y Penta el suyo, en el que Moreno fue director desde el primer día hasta que asumió como Canciller.

 

SU PASO POR EL BANCO DE CHILE

El 15 de abril de 1987 Moreno Charme arribó al Banco de Chile, entidad que había asesorado a través de su consultora. Ese día se constituyó el primer directorio de la institución tras la intervención gubernamental de la banca (enero de 1983) y el posterior proceso de capitalismo popular en que derivó. Moreno Charme alcanzaba el cargo de director con las acciones del Patronato Nacional de la Infancia, que antes de la crisis había sido uno de los principales accionistas y que después retuvo una cantidad suficiente de títulos como para nombrar dos representantes.
 
Esta participación le permitiría, con el paso de los años, el ingreso a la propiedad, llegando a tener un paquete relevante. Asimismo, le posibilitó consolidar sus conexiones con Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, entonces los mayores accionistas del banco, al punto de que a fines de los '90 se integró al pacto controlador de la entidad financiera, alianza de éstos (grupo Penta) con los Cúneo-Solari (de Falabella), Consorcio Financiero y Sergio Larraín.
 
Ya en 2000 negoció con plenos poderes la venta del 34,6% en manos del pacto controlador al grupo Luksic.
 

LLEGA A FALABELLA

Finalizada su etapa en el Banco de Chile, Moreno Charme llegó a Dersa, sociedad de los Del Río, familia de origen DC a donde arribó en 1988 gracias a Edmundo Hermosilla, entonces gerente general del holding. En su nueva casa el ejecutivo devino en mano derecha de José Luis del Río, especialmente en lo relativo a los intereses financieros del conglomerado.
 
Fue vicepresidente de la matriz y director de sus filiales. Al dejar el Edificio Carrera volvió a la mesa de Derco, la distribuidora de autos y maquinaria. También aceptó las invitaciones de Pedro Browne para participar en el directorio de la constructora Brotec, y de Libertad y Desarrollo para ser miembro del consejo que preside el ex ministro Carlos Cáceres.
 
 

MORENO Y LA POLÍTICA

La carrera política de Moreno Charme en más bien breve, pues comenzó recién en 2010, tras el triunfo de Piñera en la segunda vuelta presidencial realizada en enero. Si bien con anterioridad había apoyado en sus respectivas campañas a Hernán Büchi (1989), Arturo Alessandri Besa (1993) y su amigo Joaquín Lavín (1999-2000 y 2005-2006), nunca había figurado en la primera línea política, menos en la diplomática. Pese a ello, Piñera lo nombró como su ministro de Relaciones Exteriores.

Las críticas a Moreno apuntaban a su carencia de trayectoria y muñeca política necesaria para navegar en las aguas de la diplomacia internacional. Este Talón de Aquiles fue un tema recurrente desde su nombramiento, en febrero del 2010, cuando se hizo notar su falta de credenciales y su currículum excesivamente empresarial.

A fines de 2012 Moreno debió coordinar la defensa de Chile en el marco de la fase oral de los alegatos en la Corte Internacional de Justicia de La Haya por el diferendo sobre el límite marítimo con Perú, proceso que fue fallado en enero de 2014.

De su gestión en la cartera destacó la entrada de Chile al programa Visa Waiver, el cual exime a los ciudadanos de un país de presentar visa cuando ingresan a Estados Unidos por turismo o negocios para estadías de hasta 90 días.

 

CUENTA PÚBLICA

El 23 de diciembre de 2013, Moreno Charme presentó la cuenta pública de su gestión, instancia donde destacó la elección de Chile como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y abordó las demandas de Perú y Bolivia contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Señaló que en cualquiera de los dos casos “la unidad nacional, la política de Estado, el trabajo en conjunto, pensar siempre en el país y no en el interés personal, me parece que es lo que va a dar el mejor resultado”.

Respecto del litigio con Bolivia, el titular de Relaciones Exteriores adelantó que la memoria de dicha nación “se basaría en supuestas conversaciones y ofertas que Chile habría hecho”, a la vez que aclaró que “Chile no tiene ninguna conversación abierta sobre este tema, no tiene obligación alguna que esté pendiente de realizar”.

 

RETOMA SUS INVERSIONES

Al término del gobiero de Sebastián Piñera, Moreno Charme fue el ministro saliente mejor evaluado y más reconocido con una aprobación popular del 73%.

Pero lejos de buscar capitalizar esa fama en la arena política, Moreno retomó sus inversiones familiares -que liquidó o delegó en 2010- aterrizando en el negocio de las consultorías.

Como consigna La Segunda, en noviembre de 2013 el ex canciller acordó pagar unos US$16 millones para suscribir un aumento de capital en la "Consultora y Agrícola Río Claro", que desde 2010 era administrada indirectamente por su señora, Ana María Echeverría, y sus hijos Alfredo, Francisco, Felipe y Ana María.

Río Claro es una sociedad destinada a las consultorías económicas y financieras, la planificación y estudios, negocios en general y a la explotación agrícola y ganadera, entre otros.

Tras la operación del año pasado, Moreno ingresó directamente a la propiedad de esta sociedad, pasando a controlar el 63,9% de la firma. Con su aporte -que pagará según se requiera- la firma quedó con un patrimonio cercano a US$ 24 millones.

"Río Claro Ltda." fue creada por Moreno y su señora en 1991, para la explotación agrícola, ganadera y forestal. En 1995 el ex canciller traspasó la empresa a su "family office", llamado: "A.M.C. Consultores", firma que quedó bajo la administración de su familia tras asumir en el gobierno.

Una participación que se suma a sus intereses minoritarios en Curauma, Grupo Security, Enersis, Agrícola Bellavista y Rotortec, según la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), el Registro de Comercio y su Declaración de Intereses y Patrimonio.

 

SOCIO DE DE VICENTE

La Segunda también da cuenta que Moreno y el ex ministro de Economía, Félix de Vicente eran socios en "Servicios y Arriendos Rotortec", una firma creada por De Vicente y otros socios en 2006 y a la que Moreno ingresó en julio de 2008. La sociedad, dedicada a las inversiones, fue declarada por ambos al asumir sus carteras y no presenta movimientos societarios en los últimos años.

 

SU ROL CLAVE EN LA GESTIÓN DE CRISIS DEL CASO PENTA

Moreno y los dueños los dueños de Penta se conocieron en el directorio del Banco de Chile. Délano y Lavín eran los mayores accionistas, con un 16%, y Moreno representaba al Patronato Nacional de la Infancia, que tenía un patrimonio importante invertido en papeles del banco y lo había perdido en parte importante por la crisis del 83.
 
Ahí Moreno jugó varios roles: fue muy cercano al interventor Adolfo Rojas, logró que el Patronato contara con dos directores gracias a la recolección de poderes entre los accionistas minoritarios y fue el negociador en la venta de las acciones del pacto controlador –Penta, Consorcio, Juan Cúneo y Reinaldo Solari (Falabella)– al grupo Luksic.
 
La idea era que Moreno asumiera algunos directorios en Penta, reemplazando a distintos miembros, pero terminó sucediendo a Hugo Bravo en los sillones de Empresas Penta, Penta Seguros de Vida, Penta Security Seguros Generales, Empresas Banmédica, Penta Administradora de Fondos de Inversión, a raíz de sus “renuncias”, como lo informaron a la Superintendencia de Valores. La única filial en la que no lo reemplazó fue el Banco Penta, que designó a Fabio Valdés, porque Moreno enfrentaría un conflicto de interés.
 
Tuvo la libertad de seguir o congelar su permanencia hasta que la crisis desatada por la denuncia del Servicio de Impuestos Internos (SII) en contra de Délano y Lavín por las boletas entregadas por sus cónyuges por trabajos no realizados que permitieron reducir en $400 millones la base imponible de Penta III y la arista del financiamiento irregular de campañas políticas, se resolviera. Así se lo plantearon Délano y Lavín. Dicen que Moreno quiso quedarse por la amistad que hace rato excede el plano de los negocios.
 
Las cosas se complicaron cuando Hugo Bravo –quien hasta 2010 fue gerente general de Empresas Penta y, luego, director de las filiales– entregó antecedentes al fiscal jefe de la Unidad de Delitos de Alta Complejidad de la zona Metropolitana Oriente, Carlos Gajardo, sobre la forma en que Penta apoyó económicamente a distintos candidatos fuera de la ley. Habría mencionado a Iván Moreira, Laurence Golborne, Ena von Baer, Pablo Zalaquett y Andrés Velasco.
 
Una semana antes que se hiciera pública esta arista –el 25 de septiembre de 2014 la prensa informó de la existencia de boletas entregadas por el chofer de Moreira a Penta­–, Délano y Lavín recurrieron a los servicios de Imaginacción, la empresa de Enrique Correa, y a Extend, de las hermanas Marilú y Pilar Velasco, y se creó un comité de crisis para coordinar tres frentes: el legal, el comunicacional y el político.
 
Moreno realizó una ronda de visitas en distintos medios de comunicación para explicar que Penta no tiene papel alguno en el Fraude al FUT, que dio origen al caso a fines de 2012; que no pagó coimas a los funcionarios del SII formalizados; que en esa arista participó Hugo Bravo a través de sus sociedades (Santa Sarella y Challico) y que éste fue también quien diseñó la fórmula de pago para las campañas de los candidatos.
 
 

MORENO AL RESCATE DE EMPRESAS PENTA

En julio de 2014 Moreno Charme entró al grupo Penta a apoyar a Délano y Lavín, sus amigos de años. Su rol ha sido clave en el "Pentagate", en cuyo marco ha liderado un equipo de crisis, donde participaban también Extend –de las hijas de Belisario Velasco, Marilú y Pilar– e Imaginacción, de Enrique Correa.

A fines de diciembre Moreno ingresó a la mesa del banco y asumió la presidencia. Junto con él ingresaron Eduardo Chadwick y Max Errázuriz de Solminihac. Dejaron el directorio, además de los ya conocidos socios, el ex gerente general de Cuprum y gerente corporativo de Empresas Penta, Manuel Antonio Tocornal, quien ha sido nombrado por Bravo como uno de los ejecutivos que recibía pagos de bonos contra boletas y/o facturas y que se cuenta entre los investigados por Gajardo.

Banco Penta no sólo está en el centro de la investigación de Gajardo. Como negocio no resultó en al menos los primeros diez años. Y sólo hace tres comenzó a dejar ganancias, aunque sin recuperar lo perdido. Pese a eso, los socios le han aportado casi US$ 400 millones para expandirlo.

En la investigación actual, el Servicio de Impuestos Internos ya involucró al banco, por el rol de la corredora de bolsa, que es su filial. El 8 de octubre pasado, el SII denunció a representantes de Empresas Penta S.A. por rebajar indebidamente la base imponible de su Impuesto de Primera Categoría, mediante el uso de facturas falsas, que dan cuenta de servicios de asesorías que no se realizaron, emitidas por la empresa Penta Corredores de Bolsa S.A., filial del Banco Penta S.A., por montos que superan los $2.000 millones, en los Años Tributarios 2009 y 2010.

Moreno y Délano coincidieron, además, en la Teletón. El primero fue presidente entre 2008 y 2010; el segundo, que entró en 1997, lo sucedió en el cargo cuando fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores. Moreno volvió en 2014 como director, pero Délano renunció el 3 de septiembre, a raíz de la denuncia del SII por las boletas de su cónyuge y la de Lavín.
 
Por su pasión por el rodeo trabó amistad con Agustín Edwards, quien lo nombró en el directorio de El Mercurio. Puso como condición no recibir pago para evitar cualquier conflicto de interés, a lo que Edwards accedió. Cuando dejó la Cancillería no retomó el cargo.
 
Moreno tiene uno de los cuatro criaderos de caballos chilenos más grandes del país: Las Palmas de Peñaflor, con más de un centenar de ejemplares. Es famoso el espectáculo de sus caballos y jinetes que, vestidos a la usanza de cada época, recorren la historia de Chile. Michelle Bachelet en su primer mandato y Sebastián Piñera exhibieron el número ecuestre frente a mandatarios extranjeros en Chile y a la reina Isabel en Inglaterra.
 

LA CALLE VERSUS LA ELITE

Moreno ha combinado sus negocios propios con los directorios. Conserva la Editorial Santiago, que imprime libros para diarios latinoamericanos, aunque su tamaño es mucho menor al de la época en que la fundó con su socio André Le Foulon. Antes de ser nombrado canciller ocupaba sillones en Falabella, Mall Plaza, Banco Penta, Dersa, Sodimac y Derco.
 
La crisis de Penta ocupa actualmente buena parte de su tiempo. Hasta ahora, el balance no saca aplausos. “Se olvidaron de que las cosas no se manejan como antes. Contrataron a Extend e Imaginacción, cercanas a la Nueva Mayoría, para llegar al núcleo de Bachelet y generar un acuerdo desde la élite tipo MOP-Gate. Y les fue mal, porque se encontraron con un (Rodrigo) Peñailillo que no se deja pautear, porque no es parte de la vieja Concertación”, afirma un asesor comunicacional experto en manejo de crisis.
 
“Lo que está mandando es la calle, que ya tiene una opinión y observa que hay un vínculo directo entre la UDI y Penta por razones familiares (Ernesto Silva, el presidente del partido, es sobrino político de Carlos Alberto Délano)”, agrega el asesor, que apunta a que la estrategia debió ser otra. Una más agresiva, que mostrara públicamente que el problema del financiamiento irregular de campañas no es exclusivo de Penta ni de los candidatos de la UDI, sino de la mayoría de los partidos.
 
Concluye que, dada la cercanía de Imaginacción y Extend con la coalición gobernante, el comité de crisis quedó atado de manos: “No pueden lanzarse en contra de los partidos de la Nueva Mayoría”.
 
La Cancillería fue un paréntesis para este Chicago Boy, que devolvió la beca Odeplan trabajando para el Estado, en la Comisión Progresa, y que administró y liquidó los bienes del grupo Cruzat Larraín.
 
Su gestión como ministro estuvo marcada por un estilo ejecutivo y pragmático, lo que en sintonía con el Presidente Piñera, se tradujo en una política de “cuerdas separadas” frente al conflicto con Perú ante la Corte Internacional de La Haya. Se privilegiaron las inversiones chilenas en el vecino país y no se enviaron señales políticas como la de Bachelet en su primer mandato, que calificó a la demanda como un acto inamistoso. Hubo críticas a esta decisión, porque implicó confiar excesivamente en la tesis de la razón jurídica de Chile, dejando que Perú desarrollara un intenso lobby en círculos diplomáticos internacionales. La Corte reconoció la existencia de un tratado como planteó Chile, pero hizo una inflexión que costó 22 mil km2 de mar de la zona económica exclusiva, al no reconocer el límite en las 200 millas, sino en las 80 millas.
 
A pesar del optimismo de Moreno, quien declaró que se había puesto fin a todas las diferencias con Perú, el mismo día que se conoció el fallo la Cancillería del vecino país precisó que la Corte sólo se había pronunciado sobre la frontera marítima. Y se abrió el álgido debate sobre las 3,7 hectáreas del triángulo terrestre.
 
Moreno ha vuelto a lo suyo. A sus directorios, a manejar su patrimonio que supera los US$50 millones, como declaró cuando asumió como Canciller, y a dirigir una crisis. Quizás la peor y más sistémica que le haya tocado enfrentar y cuyo resultado es incierto.
 

loading
Fuentes de Alfredo Moreno Charme
loading
19 Personas Relacionadas
25 Empresas Relacionadas
15 Organizaciones Relacionadas