Poderopedia

CEP

Es uno de los más influyentes think tanks de Chile. Líder en el análisis intelectual, se dedica a investigar, producir estudios y hacer sondeos que reflejen las tendencias de la opinión pública. Desde que en 1980, Eliodoro Matte, lider de uno de los conglomerados más influyentes de Chile a nivel económico y político, tomó su control, el centro de estudios se transformó en su obra favorita. Su encuesta, cuyo costo bordea los 35 millones cada versión, ha sido la más influyente en el mundo del poder, sin embargo las críticas de la derecha a su más reciente estudio de opinión, dado a conocer el 29 de agosto de 2013, marcaron el último de una serie malos episodios que se iniciaron tras la debacle que sufrieron las empresas encuestadoras tras los resultados de las municipales 2012.

Think Tanks o Centros de Estudios
Centro de Estudios Públicos (CEP)
CEP
CHILE
loading
loading

Perfil

El Grupo Matte es definido como uno de los conglomerados más influyentes de Chile a nivel económico y político, es considerado el tercero más rico del país según Forbes 2015. Desde el Centro de Estudios Públicos (CEP) los Matte Larraín influyen en la discusión pública, “una verdadera corte donde convergen intereses empresariales, políticos e intelectuales”
 
Desde que en 1980, Eliodoro Matte tomó su control, el CEP se transformó en su obra favorita, tanto es así que en mayo de 2011 dejó su participación en las filiales de CMPC, quedándose solo en la presidencia de la matriz para dedicarle más tiempo a su pasión. Renunció a este cargo en diciembre de 2015 en medio del escándalo de la colusión en el mercado del papel tissue que protagonizó la compañía del empresario, CMPC, junto con SCA por más de 10 años.
 
En reemplazo de Matte asumió el secretario del CEP, Enrique Barros, quien lo asesoró en 201 en la reestructuración societaria de Empresas CMPC cuando dejó la presidencia de las cinco filiales de la compañía y la delegó en otros integrantes de la familia y sólo continuó a cargo de la presidencia de la matriz y como integrante del directorio de Colbún. Barros, al mismo tiempo, fue el asesor que ayudó a redactar un nuevo estatuto que definió que los integrantes del clan Matte no fueran parte de los equipos ejecutivos de las empresas del grupo y se quedaran sólo en los directorios.

Barros fue nombrado consejero del Centro de Estudios Públicos en 1985 y tiene una larga trayectoria profesional y académica. Es abogado de la Universidad de Chile (1971) y doctor en derecho por la Universidad de München (1984). Ha sido académico de la Universidad de Chile desde 1969, donde es profesor titular y ha escrito aproximadamente 100 artículos en revistas académicas en materias de derecho civil y constitucional y de teoría del derecho.

En el CEP participan personajes de todos los espectros políticos, por lo que dentro de los consejeros se pueden encontrar empresarios de la talla de Juan Claro, Roberto Angelini, Bruno Phillippi, Mauricio Larraín, Enrique Cueto, Horst Paulmann, Jean Paul Luksic, Salvador Said, entre otros. 
 
Es desde este lugar donde Eliodoro Matte puede influir en política. Con un estilo que se define en el reportaje “La Joyita de los Matte” de María Isabel de Martini, publicado en la revista Caras Ego, como “sigiloso, diplomático, pero no por eso menos eficaz”. Casos de ejemplo hay muchos. Uno de ellos es la alianza estratégica que hizo con el ex dueño de Esprit y ambientalista Douglas Tompkins en 2005, para que éste expusiera en el CEP. 
 
De Martini escribe: “El vínculo entre el empresario y el principal defensor de la ecología profunda fue leído como un pacto de conveniencia mutua, afianzado porque a pesar de ser el segundo mayor actor forestal, la CMPC, buque insignia del grupo Matte, no ha estado en el centro de los ataques ambientalistas como sí lo estuvo el grupo Angelini. El dueño del Parque Pumalín no es del agrado de los privados, quienes cuestionan “la rigidez” de sus posturas ecológicas, por lo que reunirse con Matte y exponer en el CEP no era menor para su estrategia política. El dueño de la CMPC, a su vez, mostraba que el empresariado está preocupado por el medio ambiente y que es posible producir sin depredar. Los dos ganaron. Claro que la relación se vio entorpecida cuando se supo que los grupos Matte y Angelini pretenden levantar cuatro centrales hidroeléctricas en Aysén”.
 
En este reportaje también se describe que el CEP es un institución líder en el análisis intelectual, además de “liderar el debate de hacia dónde debía ir el país”, y lo ha sido desde su creación. Un ejemplo de aquello, es que días antes del plebiscito de 1988, el CEP realizó una encuesta junto a una consultora estadounidense, para ver quién vencería. El resultado arrojó que ganaba el No, precisamente lo que pasó tiempo después. 
 
La encuesta CEP, cuyo costo bordea los 35 millones cada versión, sigue siendo la más influyente en el mundo del poder. Para muchos, es su acorazado político. Tanto, que ha botado y levantado carreras.
 
Un ejemplo claro de ello, relata en el artículo, fue cuando María Angélica Álvarez, la “Jupi”, asesora y amiga de Bachelet, le dijo en 2002 a Carla Lehmannm, quien fuera encargada de las mediciones en ese año, que incluyera a la ex presidenta en el sondeo. Lo anterior ocurrió y Bachelet apareció con un 66%, lo que la transformaba en el político mejor evaluado. 
 
Además, como se indica antes en este perfil, el CEP es donde los políticos se validan ante el empresariado. Lo hizo Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, ambos en sus períodos en la presidencia. Bajo la administración del primero, la institución fue fundamental, llevándose a cabo un encuentro determinante entre el empresariado y el mundo de la centro izquierda democrática. Fue en el CEP donde intercambiaron puntos de vista, conversaron ideas y surgió la incorporación formal al centro de estudios de Marco Colodro, amigo del entonces presidente Lagos y consejero personal. También, “la relación fue bastante fluida entre los miembros del llamado Segundo Piso con la institución, e incluso algunos no dudan en hablar derechamente de amistad”. 
 
Es así como la encuesta del CEP se fue consolidando y transformando en un sondeo “vital para evaluar los vaivenes del país siendo único al que los políticos dan total validez”, señala De Martini en su reportaje.
 
Agrega que Matte está consciente de ello y lo dijo el 6 de marzo de 2005 a El Mercurio, en una de las escasas entrevistas que ha concedido: “Otro hito importante fue la creación del programa de encuestas cuando ya estaba claro el cronograma de transición a la democracia. El objetivo era conocer cómo estaba la opinión pública en cuanto a la penetración de estas nuevas ideas económicas y también cuál era el ambiente político que existía. El resultado fue muy interesante y produjo confrontación con algunos personeros del gobierno militar a quienes les molestaban lo que decían las encuestas”.
 

2013, UN MAL AÑO PARA EL CEP

Las críticas del oficialismo a su último estudio de opinión dado a conocer el 29 de agosto de 2013 marcaron el último de una serie de episodios que se iniciaron tras la debacle que sufrieron las empresas encuestadoras tras los resultados de las municipales 2012.

A ello siguieron la remoción de Arturo Fontaine como director de la entidad, el nombramiento de Harald Beyer como su sucesor y la suspensión en dos oportunidades del trabajo de campo del sondeo, tras la bajada de las candidaturas presidenciales de Laurence Golborne y Pablo Longueira.

Bastó que los resultados de la encuesta del CEP fueran recién publicados para que desde la Alianza surgieran las primeras críticas cuestionando su validez. 

Un artículo publicado por El Mostrador el 30 de agosto de 2013, consigna que el trabajo realizado por el CEP entre el 13 de julio y el 18 de agosto de 2013, que recogió las opiniones de 1.471 personas en sus hogares, se transformó para Joaquín Lavín, el jefe de campaña de la candidata de la Alianza, Evelyn Matthei, en una encuesta con “validez cero”, porque comenzó a ser tomada cuando ella no era la candidata, sino Pablo Longueira.

Si bien, todavía no se conocían los resultados, Lavín se anticipaba con sus declaraciones. Más tarde, cuando los números ya eran públicos - Michelle Bachelet 44% y Matthei 12% frente a la pregunta abierta de quién le gustaría que fuera el o la próxima presidente/a- se sumarían los dichos del senador del partido Juan Antonio Coloma, miembro del comité estratégico, quien afirmó que desde el punto de vista político la encuesta “tiene un valor inexistente”. Y los del presidente de la UDI, Patricio Melero: “La (encuesta) CEP no sirve para predecir y habrá segunda vuelta”.

La Moneda fue otra que adhirió a los desaires. Durante la tarde la vocera de gobierno, Cecilia Pérez, recalcó que “esta encuesta ha tenido algunos inconvenientes” y concluyó que “los votos se cuentan el día de la elección, la carrera no está ganada y puede haber sorpresas”.

 

FACTOR MUNICIPALES Y VOTO VOLUNTARIO

Hasta octubre de 2012 las encuestas seguían siendo un importante instrumento de medición para la clase política. Sin embargo, fueron las elecciones municipales las que restaron validez a los sondeos: varios de los pronósticos que ponían a algunos candidatos por sobre otros resultaron errados, así como la cantidad de gente que supuestamente llegaría hasta las urnas Como lo deja de manifiesto El Mostrador, la entrada en vigencia de la ley de inscripción automática y el voto voluntario significó el fin de una era en ese sentido. La votación total cayó 17% respecto de las municipales 2008 y la tasa de participación fue de solo 45%.

El medio añade que en la oportunidad el voto voluntario fue fuertemente criticado por los partidos políticos y el gobierno también mostró distancia de los resultados de las encuestas. “El voto voluntario nos enseñó que no existen candidatos seguros y hay que pelear hasta el último minuto. Hoy las encuestas nos pueden decir una cosa, pero son los ciudadanos quienes van a traspasar su confianza para tener un Chile mejor y ese Chile mejor se puede lograr a través de la Alianza”, señaló la ministra Pérez a comienzos de 2013.

 

SALE FONTAINE, ENTRA BEYER

Fue a mediados de mayo cuando el Comité Ejecutivo del Centro de Estudios Públicos sorpresivamente tomó la decisión de remover de su cargo al director de la entidad, Arturo Fontaine, quien ejerció el cargo durante más de tres décadas. “Ha sido algo inesperado para mí. En su concepto, el CEP requiere iniciar una nueva etapa con un nuevo director. Se me ofreció continuar como investigador, lo que acepté”, señaló en la oportunidad.

Su salida se resolvió el mismo día que Revista Qué Pasa publicó una entrevista en la que, entre otras materias, consideró como “excelente, desde el punto de vista político”, el arribo de Bachelet a Chile para su incorporación a la carrera presidencial.

Tres semanas después, se anunció que el destituidoex ministro de Educación, Harald Beyer, asumiría a partir de marzo de 2014 como el nuevo director del centro de estudios en reemplazo de Fontaine. La noticia descolocó a algunos. La figura del ex titular estuvo durante 2012 en el foco de la tensión con el movimiento estudiantil, cuyos dirigentes lo transformaron en el ícono de la defensa del lucro en la educación.

El propio Fontaine había criticado algunas de las iniciativas que el ex ministro había impulsado, como el proyecto de Superintendencia de Educación. No sólo eso; el ex director del CEP invitó a los rostros emblemáticos del movimiento estudiantil, Camila Vallejo y Francisco Figueroa, a debatir en la entidad. Hay quienes aseguran que fueron estos gestos los que forjaron el quiebre definitivo de las relaciones entre el ex ministro y Fontaine.

 

LA DERECHA LES CAMBIA EL ESCENARIO

El Mostrador da cuenta que durante 2013, la encuesta CEP sufrió reiterados contratiempos que la llevaron una y otra vez a postergar sus entregas de resultados. El primer cambio de planes se produjo a finales de abril tras la decisión del ex candidato de la UDI, Laurence Golborne, de bajar su candidatura presidencial -a raíz de los cuestionamientos que le significaron el caso Cencosud y la polémica que desató su patrimonio no declarado en las Islas Vírgenes-, junto con la posterior proclamación de Pablo Longueira como nuevo abanderado. Esta transformación en el panorama electoral llevó al centro de estudios a suspender el trabajo de campo de la encuesta correspondiente al período de abril-mayo.

Posteriormente, a comienzos de mayo,el CEP informó que no realizaría su sondeo trimestral hasta después de las primarias presidenciales del 30 de junio. “A raíz de los recientes acontecimientos por todos conocidos, el proceso para las primarias presidenciales del 30 de junio se ha reiniciado con cambios en los candidatos.  Dichos acontecimientos se han producido cuando el trabajo de campo para la primera encuesta de este año del Centro de Estudios Públicos (CEP), se encontraba ya avanzado”, afirmaron entonces desde la entidad.

Luego vino la bajada de Pablo Longueira debido a una compleja depresión que lo obligó a retirarse de la carrera presidencial. Tres días después, la UDI anunció que su reemplazo sería la ex ministra del Trabajo, Evelyn Matthei. Las nuevas decisiones trajeron problemas para el trabajo de campo de la CEP. Finalmente se resolvió continuar con lo ya avanzado, omitiendo un tipo de preguntas. “El Comité de Opinión Pública del CEP ha decidido continuar el trabajo de campo de su encuesta, excluyendo sólo aquellas preguntas electorales cerradas que mencionan candidatos o candidatas individuales”, puntualizaron vía comunicado.

 

ULTIMA ENCUESTA ANTES DE LAS PRESIDENCIALES 2013

En tanto, el 29 de octubre de 2013 el CEP presentó los resultados de la última medición de evaluación ciudadana de figuras e instituciones políticas, previo a la elección presidencial del próximo 17 de noviembre, y a la primera jornada de debate Anatel.

La medición, según explicó a la prensa Rodrigo González - coordinador del área de opinión pública del CEP- daría cuentas de un escenario que definiría al sucesor de Sebastián Piñera en primera vuelta, si bien precisó que el sondeo no tiene carácter predictivo y que podría darse, eventualmente, un balotaje. 

En la pregunta abierta de intención de voto, Michelle Bachelet se posiciona nuevamente en el primer lugar de las menciones, con un 47%. En segundo lugar se sitúa Evelyn Matthei, con un 14% de las preferencia. 

A continuación se ubica Franco Parisi, con un 10%, y Me-O registra un 7%. 

Cabe destacar que esta es la primera vez en que se consideró en el estudio la inclusión de preguntas cerradas en torno a los presidenciales, que contemplan a las opciones en competencia. En esta instancia, Michelle Bachelet alcanza un 47%, seguida de Evelyn Matthei, 13%, Parisi un 9% y Me-O un 6%. 

El trabajo de campo de la encuesta se efectuó entre el 13 de septiembre y el 14 de octubre de 2013.

 

 
 

loading
Fuentes de CEP
loading
loading
loading